(Foto Referencial)

El último ejército insurgente de Colombia es ahora la agrupación criminal más poderosa de Latinoamérica por su expansión en toda Colombia y en Venezuela y por su mayor participación en el tráfico de drogas.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha resistido los mejores esfuerzos del gobierno colombiano, y de su aliado Estados Unidos, durante más de cinco décadas. Amigos en altos cargos en Caracas han ayudado al ELN a convertirse en un ejército revolucionario colombo-venezolano, lo que tendrá profundas consecuencias para ambos países y para el panorama criminal de la región.

Sin embargo, en la región habita una gama cada vez más diversa de grupos criminales, muchos de los cuales ampliaron su territorio o sus economías criminales, o bien consolidaron su base de poder en 2019.

Esta lista solo incluye a los actores ilegales no estatales, pues deja de lado los gobiernos donde el crimen organizado ha penetrado a los más altos escalones y puesto los bienes del estado al servicio de la actividad criminal, como Venezuela y, posiblemente, Honduras.

InSight Crime lleva los dos últimos años trabajando en una metodología para medir y comparar a los grupos criminales de toda la región. Para ello hemos utilizado los siguientes indicadores:

Leer nota completa en La Patilla




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.