“Las universidades y la Asociación de Rectores venezolanos no se oponen a realizar elecciones. Nos oponemos a violentar la Constitución con imposiciones, el voto universitario pertenece a la academia y no es un voto político”.

Así lo dio a conocer la rectora de la Universidad Central de Venezuela y de la Asociación de Rectores Universitarios (Averu), Cecilia García Arocha, ante la sentencia emitida el pasado 27 de noviembre por el Tribunal Supremo de Justicia, en la cual obliga al Alma Mater a realizar elecciones antes del 27 de febrero, pues de lo contrario las autoridades, fundamentalmente de la UCV, quedarán inhabilitadas por el Consejo Nacional de Universidades (CNU), de lo contrario ellos nombrarían a las nuevas autoridades.

La rectora explicó en declaraciones a la periodista Giovanna de Michelle, que esta medida aplica a todas las universidades según la sentencia, dado que indica que elaborará un cronograma en el que las demás universidades participen bajo as mismas condiciones establecidas para la UCV.

García Arocha sostiene que es la “Comisión Electoral el ente autorizado para hacer el cronograma de elecciones y luego lo pasa al Consejo Universitario, -en el caso nuestro-, al cual conoce, discute, avala cambio y demás, y aprueba dicho programa de elecciones de cualquier área de la UCV”.

En tanto que la sentencia del TSJ es inconstitucional e ilegal, porque el artículo 109 de la Constitución de la República de Venezuela vigente establece la autonomía universitaria con rango constitucional.

Además, dice cómo están constituidas por profesores, alumnos y egresados. Este artículo que fue respaldado por un referedum en el 2007 y se negaron los cambios que quería hacer el fallecido presidente Hugo Chávez, lo cual no incluye el sector administrativo, profesional, técnico y de servicio.

La rectora reiteró que las universidades reunidas en Averu no le temen a las elecciones. “Todo lo contrario, queremos que existan las elecciones, porque la alternabilidad electoral es sinónimo de democracia”.

De la misma forma señaló que las actuales autoridades de la UCV han permanecido en sus sitios de trabajo por más de siete años. “Los primeros cuatro años yo me juramenté en el aula magna como rectora de esta ilustre universidad; pero me han obligado a estar siete años más, al igual que el resto de mis compañeros, por una decisión del TSJ que nos obliga a permanecer allí hasta tanto se hagan las elecciones universitarias”.

Cecilia Arocha remarcó que ellos sí quieren elecciones, pero que estas igualmente se hagan en el resto de las universidades en las que han sido impuestas autoridades a dedo, por el ministro o por -me imagino- conversaciones con el presidente de la república.

“También queremos elecciones con la anuencia de representantes de egresados ante el CU, y de representantes ante el CU, de las comisiones electorales respectivas de la Asociación de Profesores, de las federaciones y de todas las partes académicas”, aclaró.

Con esta nueva decisión del TSJ, se pone en evidencia, como lo han señalado los dirigentes del movimiento estudiantil venezolano, que existe toda una estrategia por parte del régimen, de ir arremetiendo progresivamente contra las universidades independientes, reduciéndoles las asignaciones presupuestarias, manteniéndoles congelados los salarios al personal y demorando los pagos, todo esto orientado a eliminar la autonomía universitaria, establecida en la Constitución, sentenció la máxima autoridad académica de la UCV.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.