kilómetricas colas en Estación El Prado, de Valencia. (Foto Angel Chacón)
COMPARTE

Desde horas de la madrugada, se aprecian largas colas en las estaciones de servicio de gasolina, donde esperan en un promedio de una a tres horas para adquirir el combustible, que este jueves llegó a ciertos establecimientos de la región carabobeña; pero otros en un 30 por ciento permanecen cerrados desde hace varios días, como el caso de la estación de servicio de Trigal Sur, estación de la Granja y la ubicada diagonal al estadio José Bernardo Pérez.

En la estación de gasolina El Prado, vía La Florida, -una de las mayores surtidoras de la región- sólo llegó la gasolina tipo 91, en tres unidades de cisternas de PDVSA, que apenas alcanza para un día, reportó el encargado Francisco de Freytes. Indicó que desde la planta de distribución de Yagua le informan que hay problemas de producción de la materia prima. Aunque la información extraoficial es que se está exportando.

Por lo general, tiende a quedarse sin el combustible entre tres a cuatro horas de manera interdiaria y este jueves desde las cuatro de la mañana se habían quedado en cero. Pero, la semana pasada el flujo fue más lento; con ligera regularización en lo que va de esta semana. 

En esta proporción de distribución, también fue el movimiento en varias estaciones de la ciudad, donde también solo hay gasolina de 91 octanos. También se reporta escasez de gasoil. Similar panorama observado en las distintas estaciones de la Avenida Bolívar. Llamó la atención de personas que además llevaban recipientes aparte para abastecerse por estos días decembrinos, pero que algunos bomberos llaman a la reflexión, por la inseguridad a la que se exponen.

Edward Murga: Vengo de San Cristóbal y tenía como más de hora y media para surtir en esta bomba EL Prado. (Foto Angel Chacón)

La escasez es nacional. El señor Edward Murga, quien se encontraba en la cola de El Parado expresó que venía de San Antonio del Táchira, desde donde viene haciendo escala con este problema. Viajaba para Mérida, pero contó que en Táchira compró una pimpina de 20 kilos por 200 mil bolívares. Ayer en San Antonio de Padua, sector Aguas Blancas de Cojedes duró tres horas en la cola.

La mayoría de los usuarios manifiestan que por lo menos han tardado una hora para surtirse, en una odisea que cada día tiende a agravarse, por la caída de producción y baja importación, según ha advertido Iván Freites, dirigente sindical, al conocer el diagnóstico de las operaciones en las refinerías venezolanas, en las últimas 96 horas.

La importación de combustibles está limitada por la falta de divisas que tiene PDVSA, Además de que “siete (unidades) están operativas, de 84 instaladas en el Centro de Refinación Paraguaná, de mayor producción”, alerta Freites.

Los usuarios claman al Estado prestar mayor atención a este problema, sobre todo, cuando llega esta época decembrina, en que se tiende un mayor desplazamiento para la realización de diversas diligencias.

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.