“Caminemos juntos en la construcción de un país donde haya oportunidades para todos” Conferencia Episcopal Venezolana. Enero 2022

El ser humano cada vez que comienza un nuevo año, usando su proceso intelectual estratégico, formula hipotéticamente una serie de metas y objetivos que desea cumplir en el nuevo período que recién comienza. ¿Cuáles son las metas y objetivos de una persona? Los objetivos personales son metas o deseos que se proponen las personas a sí mismas. Es decir, que son desafíos que se plantean las personas porque consideran que de alguna manera su vida mejorará si los logran. Por ejemplo: perder peso, mejorar la postura, aprender a hablar otro idioma. Así como garantizar el logro de la estabilidad en su hogar y empeñarse en cada día en ser más y mejor persona en todos los entornos donde normalmente se desenvuelve, especialmente en el seno familiar.

El pasado jueves 13 de enero de 2022, la Conferencia Episcopal Venezolana hizo un llamado a la ciudadanía a trabajar todos juntos en la reconstrucción del país y el regreso de los millones de venezolanos que han abandonado esta tierra en busca de mejorar -en otros países- sus condiciones de vida.

Los venezolanos tenemos mucha esperanza y un gran optimismo en que este año habrá cambio del régimen que impera en el país desde hace veintidós años. Los resultados de los comicios del 21 de noviembre del año pasado demostraron fehacientemente que: VENEZUELA NO ES ROJA, ROJITA, por cuanto los candidatos identificados con este régimen obtuvieron un total de 212 alcaldías, la MUD 63, la Alianza Democrática 38 y otros partidos 22. En 2017, la oposición sólo había ganado en 26 municipios y en 2013, su mejor año, contó con el control de 76 alcaldías; en las presidenciales de 2006 obtuvo 7.300.243 votos y en estas elecciones regionales 3.722.656, lo que representa una caída de 50,99%. Aplicando este ejercicio para la oposición, que en 2006 obtuvo 4.266.766 votos agrupando a todos los principales partidos opositores, y en 2021 logró 2.026.238 con la tarjeta de la MUD, se presentó una caída de 47,5%. En caso de que se contemplaran todos los votos en contra del PSUV, esta cifra sí registró un aumento y suma hoy 4.429.147 votos.

Elecciones en Barinas: el opositor Sergio Garrido gana los comicios y termina con la dinastía de los Chávez. Sergio Garrido acumuló 172.497 votos (55,36%) y el chavista Jorge Arreaza, 128.583 (41,27%), ¿cuántos de estos votos llegaron en autobuses Youtong desde otros estados? El pueblo noble, leal y valiente de Barinas logró el triunfo.

Estos resultados electorales proyectan un gran futuro para que regrese la Venezuela Democrática. Este cambio depende exclusivamente de que los “líderes” de la oposición dejen de pensar con un enfoque personal y piensen en grande: ¡por Venezuela!.

El país necesita un cambio actitudinal en los sectores de la oposición, para convocar al revocatorio en el presente año y salir triunfante del mismo. Venezuela lo reclama.

Entre las expectativas que tiene el pueblo venezolano es que cambien muchas estrategias de este régimen; entre ellas figuran: las políticas económicas, establecer un proceso de reconversión total de reingeniería en los escenarios de salud, así como también en todo el sub-sistema educativo nacional, investigar y abatir las causas de la superinflación (la más alta del planeta) y buscar las soluciones casi de inmediato.

La realidad económica de Venezuela sigue comprometida. El 2021 estuvo lleno de decisiones equivocadas que derivaron en errores con consecuencias muy negativas para la población.

El economista y profesor universitario Carlos Ñáñez enumeró los cuatro desaciertos del gobierno durante el año pasado, entre los que destaca el sostenimiento del financiamiento por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) a Petróleos de Venezuela (PDVSA), por un monto de 25 mil millones de dólares estadounidenses.

El profesor alertó que el segundo gran error económico cometido en 2021 fue la intervención del BCV a través de las mesas de dinero, para mantener subvaluado el tipo de cambio. Todo esto a los fines de no presionar la estructura inflacionaria que ya responde ampliamente al tipo de cambio y no a la liquidez monetaria.

Para este profesor de la Universidad de Carabobo (UC), la reconversión monetaria es el tercer error, porque con la eliminación de seis ceros a la moneda sólo se logró el traslado a escalas netamente transaccionales sin resolver los problemas de la renta de la población; por el contrario, ha aumentado la repudiabilidad del bolívar como medio de pago.

El último error de la política económica del 2021 es, según Ñáñez, la absoluta falta de confianza y de credibilidad del sector privado. No hay programa que incentive la inversión privada de manera coherente y eficiente.

Otros de los grandes errores de la estrategia económica es pensar en salir de la hiperinflación mediante el genocidio salarial. De acuerdo con el diario californiano La Opinión (11 de enero de 2022), Venezuela -después de cuatro años y varias conversiones monetarias- sale del ciclo de hiperinflaciónen en el que se encontraba desde 2017. De acuerdo con el Banco Central de Venezuela, el país ha cumplido exactamente doce meses con una variación por debajo de 50%, considerado por los expertos como el umbral de la hiperinflación.

Con esta reducción de la superinflación, es bueno recordarles a los seudo-analistas económicos nacionales y extranjeros que es necesario e indispensable revisar la política salarial que ha congelado a niveles ridículos los montos de salarios, pensiones y jubilaciones de los trabajadores venezolanos.

Hoy, de PDVSA -la petrolera estatal venezolana- sólo queda el nombre y una desgastada infraestructura. Según el ministro de Petróleo, Tarek El Aissami, Venezuela produjo en promedio unos 400.000 barriles diarios en 2020, niveles de la década de 1930. PDVSA experimenta un franco declive en su producción, que ha caído a sus niveles más bajos en tres décadas: hasta 1.137.000 barriles por día en noviembre de 2018, según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) publicadas en diciembre y basadas en fuentes secundarias que la OPEP considera creíbles. El dato contrasta claramente con los 3.120.000 barriles diarios de crudo que producía la empresa en 1998, el año previo a la llegada al poder del fallecido presidente.

Por décadas, había sido considerada como la gallina de los huevos de oro. Ahora, parece estar severamente enferma.

La reconversión de PDVSA es una de las expectativas más significativas que tiene el pueblo venezolano: que dicha industria vuelva a ser una organización altamente competitiva y de un gran valor a nivel mundial.

Por las ideas y conceptos desarrollados en los párrafos anteriores, el venezolano percibe este año que recién comienza como un período de grandes cambios, optimismo y de mucha esperanza. Que sea, pues, un año de mucho progreso y bienestar nacional, aplicando efectivamente los cambios que haya que ejecutar para el beneficio del pueblo venezolano.

Venturoso año 2022. Año Nuevo, vida nueva.

Chichí Päez
[email protected]
@genaccion




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.