«En la confianza está el peligro» Adagio de la sabiduría popular.

Lo último que se pierde es la esperanza, así lo comunica la fábula de «la caja de Pandora»: es lo que no escapó al abrirla por la curiosidad de ese personaje desobediente. La esperanza es verde, como las flores en las manos de la Virgen de la Esperanza («la Macarena»).

La esperanza es la confianza de lograr algo que se desea; es decir, un estado del ánimo en el cual se presenta como posible lo que se anhela, pues es el sentimiento direccionado hacia lo que no está aún presente y que se estima que podrá causar placer. La esperanza suele estar sujeta -en mucho- a lo vivido (experiencias anteriores).

El optimismo (del latín “optimuus” que significa “buenísimo”) es la actitud mental que tiende a juzgar y valorar las circunstancias de la vida en su aspecto más favorable, por lo que permite afrontar los obstáculos con ánimo y perseverancia. Los optimistas ven el lado positivo de las cosas y creen que éstas saldrán bien. Esta tendencia entraña la desventaja de caer en el efecto de una ilusión -algo muy diferente de la realidad- que dificulta percibir los peligros soterrados, interfiriendo la implementación de la precaución prudente y conveniente, sucumbiendo ante lo irreal por no estimar con precisión lo existente, cayéndose en desorganización y asincronismo.

En ocasiones, el manejo de la mente (es decir: de las ideas) de otro(s) es determinante para el logro del éxito. Al sugestionar se puede causar confusión, engaño, sensación de seguridad, de confianza, y más… Esto es factible y lo es más cuando un psicólogo y/o un psiquiatra está(n) entre quienes manipulan los hilos.

Sung Tz’u, gran militar chino de antaño, escribió en su tratado de estrategia -El arte de la Guerra- 13 capítulos; de ellos destacan: las aproximaciones, la dirección de la guerra, los puntos débiles y puntos fuertes, las maniobras, y las variables, esbozando acciones tácticas (entre ellas: engaño y anticipación) muy valiosas para triunfar en la gestión del logro de las metas y del propósito (objetivo), pues lo importante es ganar sabiendo planificar para obtener el máximo resultado al menor coste y tiempo posible.

Esos principios -lógicos- se han aplicado exitosamente a los emprendimientos de diversa índole (personal, familiar, empresarial, políticos, entre otros); de aquí el beneficio de considerar varios.
Unos de esos enunciados son:

1- El arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar (el apogeo de la habilidad);
2- Quien sabe resolver las dificultades, las resuelve antes de que surjan. El que se destaca en derrotar a sus enemigos triunfa antes de que se materialicen sus amenazas;
3- Conoce al adversario y sobre todo conócete a ti mismo y no pondrás en peligro tu victoria. Si no te conoces a ti mismo ni a tu oponente, en cada batalla serás derrotado;
4- Quien no tiene metas, es poco probable que las alcance;
5- La guerra es un asunto de vital importancia para el estado;
6- Se debe fingir debilidad, para que el enemigo se pierda en la arrogancia;
7- Ataca a tus enemigos cuando no estén preparados;
8- Llévalos a un punto del que no puedan salir, y morirán antes de poder escapar;
9- Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas;
10- Muestra carnadas para incitar al enemigo. Se finge desorden y se lo aplasta; y
11- Todo arte de la guerra se basa en el engaño.

¿Qué pasó desde el 21N-2021 con vinculación electoral, cuáles trastelones vale considerar para sacar provecho de esas experiencias en favor de la gestión de los emprendimientos de toda índole en tanto que esperanza, optimismo y cautela en Venezuela?

Se dio el mensaje de la supuesta independencia de las ramas del poder público (la judicial se impuso por encima de la electoral: no la dejó cumplir su rol al adelantársele en la emisión del resultado electoral del 21N-2021 en Barinas, declarando la nulidad del mismo y ordenando la repetición del proceso el 9E-2022). ¿Cómo funciona el ordenamiento legal de este país: es idóneo?

Se vio la normalización de la oferta de combustibles, electricidad, comida y agua, en diciembre-21 y primera semana de enero-22. Además, hubo dádivas con neveras, cocinas, lavadoras y más (entre ello: ofrecimiento de entrada en operación de un banco con entrega de tarjetas de débito). ¿Con cuál intención y qué pasará luego del 9E-2022?

Hubo «turismo electoral» con autobuses Youtong (rojos-rojitos, varios etiquetados como Trans-Carabobo, Trans-Miranda y Trans-Yaracuy, ¿no vistos por el del mazo?) en los que -según se dijo- fueron llevados a sus centros de votación los inscritos en el registro electoral barinés que, circunstancial y coincidentemente, estaban fuera del estado y había que trasladarles cómodamente para que depositaran su voto: ¿tantos, quién o qué financió esa «noble» acción?

Los colectivos armados se presentaron en los centros electorales en sectores del caserío La Idea, Santa Bárbara de Barinas, Municipio Zamora (denunciado en Twitter por la Fundación de Derechos Humanos de Los Llanos), sumándose a los 25.135 efectivos de seguridad (militares y policiales) que se dispersaron en el estado a la par del despliegue lineal y radial del equipo tecnológico y no tecnológico hacia los centros de votación para garantizar un comando y control efectivo, ofreciéndose así la imagen de que tal operativo sí sería «confiable», a diferencia de lo acontecido con el retardo en la entrega de las actas con los resultados del 21N-2021, siendo de señalar que hubo denuncias relacionadas con el voto asistido, la instalación de puntos de control político y detención de personas “por protestar alguna irregularidad en los centros de votación”, el impedimento a dos observadores nacionales a hacer su trabajo de documentación en dos centros de votación del Municipio Pedraza, señalándose que se obstaculizó la cobertura periodística a reporteros, ¿qué hizo el estamento garante de justicia con el militar que causó tal retardo en noviembre-21 y con quienes detuvieron a los protestantes e impidieron el accionar de observadores y reporteros el 9E-2022 a pesar de estar acreditados por la junta regional electoral?

Luego, el status quo regente se deslindó del «venado» (éste aún no se percata de eso), todo un ¡ex! (un exvinculado con la familia del de Sabaneta, excanciller y excandidato a gobernar el estado llanero), quien admitió -por Twitter- su derrota antes de que el poder electoral se pronunciara oficialmente, anticipando que habrá la «protección» de los barineses (¿presagiando la implementación de un protectorado ilícito no activado para evitar los efectos dañinos de las gestiones chavistas?), declarando -al día siguiente- que habían recibido una lección que estudiarían profundamente para sacar un aprendizaje. Isaías Rodríguez le había advertido que «desde hace tiempo, alguien quiere matarte», (acaso, ¿la muerte política). Con tal deslinde -y otras incidencias- va un mensajito al del mazo (un segundo que nunca ha llegado a lo deseado por él) y al chavismo.

El conferir el triunfo al barinés creó la imagen sugestiva de reinstitucionalización del ente rector de lo electoral y la del valor del voto; acaso, ¿buscando la confiabilidad imprescindible ante lo que se avizora venir?: ¡un disparate, pues solicitar un referéndum revocatorio es admitir que nunca hubo usurpación de la presidencia y Guaidó no es presidente interino!

Entonces, en la guerra como en el amor: ¿vale todo?

Así, a pesar del panorama mostrado, a tener esperanza y optimismo, pero eso sí: ¡con suma cautela!, pues en el escenario hay señales inconfundibles de que en él no se procede muy correctamente.

Por esto, gerencialmente: a confiar en la propia capacidad de resiliencia y en el saber de que se pueden superar los obstáculos, cultivando la autoregulación y ser conscientes de las emociones desmedidas para tener estrategias y tácticas a corto, a mediano y a largo plazo, sabiendo detectar lo que toca evitar, teniendo esperanza y optimismo con un accionar cauteloso basado en las experiencias (de triunfo y ¿engaños?; p.ej: lo de Barinas y más), diseñando un plan (con visión, metas y propósito), y aplicando la matriz FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas) para aumentar la probabilidad de éxito en lo que se emprenda.

Chichí Páez
[email protected]
@genaccion




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.