¿Seguir el ejemplo que Caracas dió? ¿Cuál «caracas», cuál «ejemplo»?

Ningún año como 2021 para reflexionar acerca de lo acontecido durante esta órbita a Sol. 2021: año histórico.

En Venezuela se percibe el aumento de tensiones en los ámbitos de interacción humana que impactan cada vez más contra las personas, las familias, las poblaciones, las instituciones y demás sectores con una espiral de carencias y violencia (secuestros, asaltos, robos, asesinatos, presos por opinar, bloqueos digitales a medios con violación a la libertad de expresión, y mucho más) que aumenta la diáspora de millones que -a riesgo de sus vidas- abandonan todo (estrenándose balseros venezolanos que llegaron a Estados Unidos de América), mientras otros se quedan esperando la remesa que les puedan hacer.

La pandemia de ECoVi-19 por SARS-CoV2 se vio acompañada de acciones sanitarias que puso a la población como ratas de laboratorio por el uso de candidatas a vacunas cubanas no aprobadas ni autorizadas y sin interponer el consentimiento informado, así como también del incumplimiento del intervalo de inyección de las no aprobadas, pero autorizadas para uso de emergencia.

A lo anterior se sumó lo político partidista; p.ej: la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que -a pesar de dar como ganador a un candidato de la oposición a la Gobernación de Barinas para la votación del 21N, tal resultado quedó sin efecto por disposición de su Sala Electoral- fue reclamada por algunos miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE). Según se notificó, la razón para eso fue la inhabilitación para ejercer cargo público impuesta a ese ciudadano, esto a pesar del INDULTO conferido -publicado (como Decreto Presidencial No. 4277) en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela No. 6559 Extraordinaria de fecha lunes 31 de agosto de 2020, resultante de convenio dialogado y acordado en México, ante el Reino de Holanda- que dejó sin efecto tal inhabilitación.

Además, se vio:

1- La usurpación de funciones del CNE por intervención del TSJ con la entrega de las cifras del escrutinio electoral (consagrando el triunfo electoral de la oposición) con el secuestro de atribuciones por la anulación del resultado del 21N y la convocatoria para votación (¿no «elección»?) en enero 2022.

2- La percepción de la existencia innegable de una «Caja de Pandora» con la crisis interna del PSUV y la lucha a cuchillos por su liderato.

3- La renuncia de quien era el Gobernador de Barinas.

4- La renuncia de un Rector Suplente del CNE (de los escogidos por la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre de 2020 por menos del 20% de votantes, cuya incorporación llevó a catalogar al CNE -por Isabel Santos, observadora de la Unión Europea- como «el más equilibrado en los últimos 20 años») junto con reseña abierta de información crítica importante de irregularidades estructurales y funcionales de tal rama del poder público que lo muestran como «arbitro inconfiable» que se halla en muy malas condiciones (precarias y muy complejas), lo cual se acompañó del tweet de otro Rector (Principal) que mencionó la conspiración para obstaculizar la recepción de actas, impedir la totalización de votos, la adjudicación y proclamación del ganador con la fabricación de una inhabilitación política inconstitucional: por esto, este Rector fue amenazado por el vicepresidente de un partido.

5- La postulación de un ciudadano -afecto a Miraflores- que no satisface los requisitos para optar a ser candidato a Gobernador (¿porqué fue admitido a pesar de ello?, pues votaba en la parroquia 23 de enero de Caracas y ahora se constata que extemporáneamente aparece como elector de Barinas).

6- La postulación fallida de la esposa del antes candidato de la oposición (en la plataforma del CNE aparecía inhabilitada para postularse y ejercer cargos públicos sin que se especifique la causa de eso), obligando a promover a un ciudadano no inhabilitado (para quien antiguos aliados del PSUV -entre ellos: UPP89- le han notificado su apoyo), hablándose de la violación de derechos, ante la constitución del golpe de estado continuado contra Barinas.

7- La postulación de otros aspirantes ¿»de oposición alacrán» o «peones del ajedrez político (títeres)»?, uno de los cuales votaba en Las Minas, en Baruta, Estado Miranda, y ahora aparece como elector en el ciclo Diversificado Daniel Florencio O‘Leary en la calle Cedeño de Barinas, municipio Barinas.

Esas reubicaciones contradicen lo establecido legalmente y los entes que deben velar por lo lícito no lo hacen. Entonces, reina la inseguridad jurídica y demás bemoles que entran a participar; por ende, ¿en dónde está el estado de derecho y cuáles serán las consecuencias a corto, mediano y largo plazo (locales, nacionales y mundiales)?

El panorama es el de un poder público nacional con desarticulación funcional total de sus ramas: ¡vaya ejemplo! ¿Cuál es la catadura ética y moral de la ejemplaridad perceptible? Cabe considerar el efecto descrito del aletear de una mariposa.

La problemática empieza en Caracas!, desde arriba, en la cumbre donde se debería actuar como estadistas consumados, dando ejemplo de hidalguía, pulcritud, magnanimidad y más, pero no es así, pues se propicia la separación, el enfrentamiento, la polarización, el ataque al que piensa diferente que la masa que ostenta el poder donde obreros, técnicos, administrativos y profesionales reclaman por salarios, jubilaciones y pensiones que causan hambruna y más; p.ej: más de 40.000 médicos han abandonado los entes públicos en donde hay déficit de recursos materiales para la actuación a favor de la salud y de la vida (los valores supremos del humano) y también los docentes se están yendo de los entes educativos oficiales. La violencia ya anticipa su presencia.

Lo que se ve es un grupo que patea el atributo de autoridad (perdiéndolo) y sólo -al quitarse el disfraz que usa y quedar al desnudo- exhibe que no lidera, sino que manda, mostrando falta de generosidad (que no es dar dádivas miserables por medio de bonos, venta de bolsas con comidas baratas, y más), irrespetando la dignidad humana, fomentando odio, resentimiento y el rechazo de los gobernados (ya no ciudadanos, sino súbditos de una tiranía) que en número creciente se amalgaman más fuertemente.

Admítase la realidad: prevalece una situación que ha cambiado lo que imperaba en la nación antes del inicio de la debacle. De no admitirlo sería un engaño que nada bueno provoca y todo como resultado de actitudes sesgadas, obsesivas, egocéntricas y de muy escaso sentido político verdadero, partiendo de que «política» -vocablo que surge de las raíces «polis» (conglomerado) y «tica» (técnica)- es una voz significante de «arte dedicado a la solución de los problemas de los conglomerados humanos» evitando improvisaciones.

A los líderes, indiferentemente del escenario en el que ejercen, toca influir asertivamente para transformar el pensamiento de las personas que han de convertirse en agentes que contribuyan, desde sus respectivas biosferas, a fortalecer el abordaje de los conflictos que se han venido urdiendo lenta y progresivamente, pues su tarea primordial es la resolución de conflictos que afectan a las personas que les siguen y acompañan, atendiendo y gestionando lo de todos, haciendo compatibles las diferencias, propiciando el camino al desarrollo de todo lo vinculado con el mejor nivel de vida para todos, evitándose el culto a la persona de un individuo, favoreciendo el culto por aquello que es valioso para acabar con las brechas entre las expectativas que tiene la ciudadanía y la realidad desfavorable y espantosa que crece cada vez más.

Es importante hacer reflexiones sobre transformación y reconciliación, enfocándose desde los retos y hacia las oportunidades, acabando con la desconfianza e incrementando la capacidad crítica y la disposición a asumir los riesgos, buscando solventar inicialmente los problemas comunes para conducir a la construcción de prosperidad y la muy ansiada paz.

El equipo humano de Gerencia en Acción les desea a nuestros [email protected] y [email protected] [email protected] un Próspero y Venturoso 2022.

Chichí Páez
[email protected]
@enaccion




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.