El Gobierno de Bolivia garantizó este lunes a la oposición y a la comunidad internacional un recuento transparente de los resultados de las elecciones, por lo que pidió “no cargar innecesariamente el ambiente” con protestas.

Los ministros de Exteriores, Diego Pary, y de Comunicación, Manuel Canelas, comparecieron ante los medios en La Paz después de que el principal candidato opositor, Carlos Mesa, llamara a la movilización ciudadana ante las sospechas de fraude.

Canelas abogó por ser “respetuosos” con el cómputo oficial que lleva a cabo el órgano electoral, a la vez que se mostró confiado en la victoria del Movimiento al Socialismo (MAS) del presidente Evo Morales, aunque por un resultado ajustado.

Por ello, hizo un llamamiento a la responsabilidad de “otros sectores políticos” para respetar los resultados, al advertir de que “no es correcto generar confusión”.

El ministro aseguró que “no es verdad” que el órgano electoral se comprometiera a dar al cien por cien los resultados preliminares, en contra de lo que denuncia Mesa por haberlos detenido con cerca del 83 por ciento del escrutinio.

“Hay que ser muy responsable”, recalcó, porque “no interesa cargar innecesariamente el ambiente” ni “ponernos muy nerviosos” con llamados a la movilización.

Por su parte, el canciller boliviano explicó que países como Brasil, Argentina y Estados Unidos, además de organismos internacionales como la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE), van a ser invitados a seguir en vivo el recuento.

“Nos interesa que el proceso concluya con toda la transparencia”, subrayó para recordar que está supervisado por unos 230 observadores de organismos internacionales.

Pary auguró que el triunfo del gubernamental MAS de Morales será “claro”, en espera del recuento oficial.

La comparecencia en la sede de Gobierno se produjo poco después de que Mesa, candidato de la alianza Comunidad Ciudadana, llamara a las protestas cívicas para evitar un fraude, al denunciar que el órgano electoral obedece órdenes de Morales para evitar una segunda vuelta.

El recuento al 30,50 por ciento a las 12.30 hora local de este lunes (16.30 GMT) da a Mesa el 44,44 por ciento de votos y a Morales el 40,63.

La Embajada de Argentina en Bolivia informó en un comunicado de que su Gobierno “sigue con atención desarrollo del escrutinio (…), esperando concluya rápidamente el cómputo de votos interrumpido, así como la publicación de los resultados oficiales”.

“El Gobierno argentino espera se reanude el proceso de escrutinio con todas las garantías de modo que se pueda conocer el pronunciamiento del pueblo boliviano”, agregó.

El ganador necesita al menos el 50 por ciento de los sufragios o el 40 con diez puntos de ventaja sobre el segundo, pero de no lograr estos porcentajes, los dos más votados van a segunda vuelta.

Morales lleva en el poder desde 2006 y siempre había ganado con mayoría en primera vuelta en tres elecciones consecutivas, por lo que de confirmarse una nueva cita con la urnas, sería la primera vez desde que la Constitución que promulgó en 2009 introdujo la posibilidad de una segunda.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.