(Foto cortesía)

El gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN retomaron este jueves en Ecuador los diálogos de paz con la intención de acordar un nuevo cese al fuego que despeje el camino hacia un acuerdo final.

En un ambiente complejo tras la victoria de la derecha contraria a su política de paz en las legislativas del domingo, el presidente Juan Manuel Santos aceptó el lunes reactivar las negociaciones con las que busca alcanzar la paz completa antes de abandonar el poder en agosto.

Como vienen haciendo desde que empezaron a negociar hace un año, las delegaciones del gobierno y el ELN, encabezadas respectivamente por Gustavo Bell y el comandante Pablo Beltrán, volvieron a reunirse en una antigua hacienda jesuíta en la población andina de Sangolquí, en las afueras de la capital ecuatoriana.

En un comunicado conjunto, leído por Juan Meriguet, delegado de Ecuador para las negociaciones, las partes se comprometen a avanzar en la construcción de un acuerdo hacia un nuevo cese durante este quinto ciclo de diálogos, que se prolongará hasta el 18 de mayo.

Se está abriendo una luz en el sendero que nos debe conducir a poner fin al conflicto armado con el Ejército de Liberación Nacional para empezar a construir esa paz duradera y estable, declaró Bell.

El proceso de paz entre el gobierno y el ELN, que según datos de inteligencia militar cuenta con 1.500 hombres, estaba suspendido desde el pasado 9 de enero, cuando expiró la histórica tregua de 101 días negociada en Quito.

Gobierno y guerrilla se enzarzaron entonces en una nueva espiral de violencia que ha dejado por ahora decenas de víctimas, en operaciones militares y en ataques de la guerrilla a la fuerzas militares y la infraestructura petrolera.

Hasta ahora, las negociaciones han avanzado con lentitud y con mucha desconfianza y reproches por ambas partes.

En este quinto ciclo, ambas delegaciones se comprometieron a seguir avanzando en unas experiencias de desminado, una de las grandes consecuencias del conflicto, y en la pedagogía del proceso hacia el país.

-ELN pide “continuidad”-

En su intervención, el jefe negociador de los rebeldes pidió que gane quien gane en las presidenciales del 27 de mayo le dé continuidad a las negociaciones.

Históricamente en Colombia estos procesos de paz avanzan con un gobierno y desafortunadamente el siguiente gobierno no les da continuidad, expresó.

Santos ya alcanzó un histórico pacto con las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que dio origen a un nuevo partido de izquierda.

Y si en los próximos meses pudiera firmar uno similar con el ELN, considerada la última guerrilla activa del país, pasaría a la historia como el gran pacificador y los colombianos empezarían a  dejar atrás más de cinco décadas de violencia atroz con un saldo de más de ocho millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

En este conflicto, el más largo de América Latina, se enfrentan la fuerza pública, guerrilla y paramilitares. Además del ELN, quedan activos disidentes de las FARC y bandas armadas dedicadas al narcotráfico y la minería ilegal.

Sin embargo, la victoria en las elecciones legislativas del domingo de la coalición de centro derecha liderada por el senador y expresidente Álvara Uribe (2002-2010), opositor al pacto con las FARC y que durante su gobierno combatió con saña a las guerrillas y negoció el desarme de los paramilitares, ponen mayor presión a su exaliado.

De revalidarse en las presidenciales la victoria de la derecha dura, encabezada por el uribista Iván Duque, los esfuerzos de paz de los últimos años caerían en la incertidumbre.

Uribe, que acusa a las FARC del asesinato de su padre y es acusado de nexos con palamilitares, consiguió en octubre de 2016, contra todo pronóstico, que los colombianos rechazaran el acuerdo firmado poco antes por Santos y el entonces líder la guerrilla comunista, ‘Timochenko’, en una pomposa ceremonia en el balneario caribeño de Cartagena de Indias.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.