denuncias de magnicidio
(Foto AFP)

Frecuentes y repetitivas. Así son las denuncias de magnicidio que se han expuesto desde el gobierno venezolano en los últimos 11 años. En total 34, siendo «Brazalete blanco» la más reciente y por la que está detenida la activista Rocío San Miguel.

Además del presidente Nicolás Maduro, los involucrados como blancos de estos atentados frustrados son integrantes de su tren ejecutivo y altos cargos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Antes de asumir como mandatario nacional, en 2013, Maduro dio la primera alerta. Con ello, inició el que ha sido hasta ahora el año con más denuncias de magnicidio de Maduro, con un registro de 12.

En agosto de 2018 se hizo la denuncia de magnicidio más mediática hasta la fecha. Quedó grabado en video cuando un drone se acercó al presidente, que hablaba en vivo ante el país. Fue durante el 81 aniversario de la fundación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), en la avenida Bolívar de Caracas.

Son 34 atentados informados en contra del mandatario, quien aún no llega a las 63 denuncias de magnicidio que hizo su antecesor, Hugo Chávez, en 14 años de gestión.

El número de personas detenidas es indefinido, debido a la imprecisión de los datos oficiales, pero la estimación es que son más de 50.

Planes orquestados por enemigos internos y externos

2013, el año con más denuncias de magnicidios

  1. El 23 de enero, como vicepresidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro inició la que sería una larga lista de denuncias de magnicidio en su contra. En esta oportunidad también involucraba al entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. Ese día, Maduro dijo que desde hace varias semanas habían hecho seguimiento a “grupos que se han infiltrado en el país. Y que dicen: ‘hay que sacar del medio al tenientico y al autobusero’”. De este caso no se dieron más detalles.

 

  1. El 5 de febrero, aún en la vicepresidencia, Maduro aseguró que se gestaba plan de asesinato contra él o Cabello. Lo lideraba el excomisario de la extinta Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), Henry López Sisco. El acusado, exiliado  en Costa Rica desde 2006, respondió en aquel momento que se trataba de una “cortina de humo para distraer la atención del pueblo”.
  1. El 6 de abril, ya como candidato presidencial tras la muerte de Chávez el 5 de marzo de ese año, acusó a su oponente, Henrique Capriles Radosnki, de planear un magnicidio en su contra. “Ellos me quieren matar porque saben que no pueden ganar en unas elecciones libres, como las que vamos a tener el 14 de abril”.
  1. El 7 de abril, el entonces canciller de la república, Elías Jaua, señaló a sicarios de El Salvador de querer asesinar a Maduro. El candidato del PSUV señaló como implicados a Roger Noriega, exembajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y a Otto Reich, exembajador de Estados Unidos en Venezuela entre 1983 y 1986.
  2. El 3 de mayo, tras haber asumido la Presidencia, Maduro habló sobre presuntos planes para “desaparecerlo”. Esta vez se organizaban desde Colombia y Estados Unidos. Los responsables: el expresidente colombiano Álvaro Uribe y grupos ligados a “la derecha venezolana relacionados con exfuncionarios de Estados Unidos”.
  3. El 30 de mayo, Nicolás Maduro aseguró que en Colombia se planificaba “inocularle un veneno” que provocaría su muerte. “Llegó un equipo desde Miami (a Bogotá) junto a (el ex embajador estadounidense) Roger Noriega con un veneno. Están preparados para venir a Venezuela a inocularme el veneno a mí”, denunció.

 

Segundo semestre muy activo

  1. El 22 de julio, el exvicepresidente José Vicente Rangel, denunció que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estaba gestando planes para asesinar a Maduro y a Cabello.
  1. El 24 de julio, Cabello, como presidente de la AN, alertó sobre “intentos de magnicidio contra el compañero Nicolás Maduro y contra este humilde servidor… ¡Ay, que no nos pase nada a ninguno de los dos! Se van a arrepentir toda su vida de que le hagan algo al compañero Nicolás Maduro”. Cabello mencionó que sectores de la derecha estarían involucrados, sin precisar. La misma versión la repitió el 26 de julio.
  1. El 31 de julio, nuevamente Cabello hizo denuncias de magnicidio. Esta vez gestado, supuestamente, por el exagente de la CIA, Luis Posada Carriles. Acompañado de Álvaro Uribe Vélez, y Eduardo Macaya Álvarez, cubano radicado en Miami. También se mencionó a Roberto Micheletti, expresidente provisional de Honduras.
  1. El 1 de agosto Maduro aseguró que el 5 de junio de ese año «tenían preparado algo» contra él y contra Cabello, para asesinarlos.
  1. El 18 de agosto, José Vicente Rangel, durante su programa en Televén, anunció que desde Estados Unidos y Colombia se gestaba un plan magnicida con francotiradores. Se ejecutaría durante las elecciones municipales de diciembre de 2013. Aseguró que había cinco aviones estadounidenses en bases colombianas controlados por efectivos norteamericanos, “preparados para cuando lo determinen las circunstancias”.

  1. El 26 de agosto, el entonces ministro para Relaciones Interiores y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, hizo otra denuncia de magnicidio. Este fue el primer caso al que se le puso un nombre, denominándolo “Carpeta Amarilla”. El 15 de agosto detuvieron a los colombianos Víctor Joan Gueche Mosquera y Erick Leonardo Huerta Ríos. Rodríguez Torres dijo que el operativo se realizó en un hotel de la carretera Panamericana, entre Caracas y los Altos Mirandinos. Allí encontraron dos fusiles R-15 con mira láser y una fotografía del presidente.

2014

  1. El 15 de febrero, Maduro aseguró que había recibido la amenaza de ser asesinado por el usuario de Twitter (ahora X) @PowerKardashian.
  1. El 15 de marzo, el mandatario se dirigió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama. “Le habla un humilde presidente de Venezuela. A usted le hablo porque es su gobierno quien mantiene a esta oposición de derecha. Sé que les ha pasado por la mente a los arcones del Departamento de Estado y del Pentágono, proponerte que autorices el asesinato del presidente de Venezuela como medida extrema. Si le llega este mensaje, debe saber que sería el peor error de su vida firmar la autorización del asesinato del presidente Nicolás Maduro”.
  1. El 28 de mayo, en sus funciones como alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, acompañado de Cilia Flores, Diosdado Cabello, Tarek El Aissami, Miguel Rodríguez Torres, entre otros funcionarios, informó de intenciones de gestar un golpe de Estado que “desembocaría” en un magnicidio. Además, incluía el asesinato de Cabello, El Aissami y Rodríguez Torres. Involucró como responsables a María Corina Machado y al embajador de Estados Unidos en Colombia para ese momento, Kevin Whitaker.

  1. El 1 de junio, la delegación venezolana en la Organización Internacional del Trabajo (OIT) abultó las denuncias de magnicidio con una más. Acusó a la oposición política del país.
  1. El 17 de junio, el presidente Maduro acusó a María Corina Machado de «magnicida y asesina«, durante su programa televisivo. Posteriormente, el 26 de noviembre, Machado es citada en calidad de imputada por la Fiscalía por su supuesta implicación en una conspiración.
  1. El 10 de diciembre, el mandatario nacional denunció el viaje de sicarios desde Centroamérica hasta Ecuador para matarlo.

2015, el año del «Golpe azul» en las denuncias de magnicidio

  1. El 23 de enero, el presidente Nicolás Maduro denunció a “un grupo terrorista de ultraderecha financiado por el narcotráfico colombiano y la ultraderecha estadounidense”. Estaba integrado por los expresidentes latinoamericanos Piñera, Calderón y Pastrana (de Chile, México y Colombia, respectivamente). Y estarían planeando un ataque contra su vida.

  1. El 27 de enero, Maduro aseguró que terroristas desde Costa Rica lo amenazaban de muerte para que no asistiera a la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). El canciller costarricense, Manuel González, desmintió las acusaciones y Maduro finalmente sí acudió al encuentro.
  1. El 12 de febrero, Cabello hizo más denuncias de magnicidio, en su programa “Con el Mazo Dando”. Junto a Jorge Rodríguez, habló de un atentado aéreo, denominado “Golpe azul” (en referencia al color de uniforme de la aviación). Buscaba asesinar a Maduro, bombardeando, no solo el Palacio de Miraflores, sino la sede del Ministerio Público, la alcaldía de Caracas, el Ministerio de Defensa, el edificio del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el Consejo Nacional Electoral (CNE), la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y el canal de televisión Telesur, entre otras infraestructuras gubernamentales. El objetivo era generar inestabilidad en el país. Por este caso fueron detenidos cinco militares y tres civiles. El 19 de febrero de 2015, Antonio Ledezma fue capturado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en su oficina en la Torre EXA, Caracas. Esa misma noche Nicolás Maduro declaró que fue detenido por orden de la Fiscalía General acusado de estar involucrado en el llamado «Golpe azul».
  1. El 31 de agosto, Maduro hizo denuncias de magnicidio, durante una gira que realizaba por Asia. Aseguró tener pruebas de cómo desde Colombia «se está haciendo una campaña» para matarlo. Esta acusación fue desestimada por el entonces presidente Juan Manuel Santos.

2016

  1. El 13 de abril, Maduro afirmó que tenía pruebas de un plan de magnicidio planeado por grupos paramilitares. «En las próximas horas vamos a mostrar pruebas de unos campamentos paramilitares que se descubrieron en el estado Miranda para asesinarme». En ese momento, el gobernador era Henrique Capriles Radonski.
  1. El 1 de mayo, en su discurso por el Día del Trabajador, Maduro volvió a anunciar que había planes para acabar con su vida. “Yo no he querido alarmarlos a ustedes, pero tenemos varias decenas de detenidos, detuvimos a una gente tomando las alturas de un edificio en la Plaza OLeary». Aseguró que ese intento de magnicidio estaría protagonizado por un grupo de francotiradores que estarían planeando dispararle en esa misma concentración.

2017

  1. El 20 de septiembre, el mandatario nacional responsabilizó al legislador opositor y entonces presidente de la AN, Julio Borges, de cualquier hecho de violencia y acto de atentado que haya en contra de su vida.
  1. El 21 de septiembre, Maduro aseguró que desde la Casa Blanca había un plan para matarlo.

2018

  1. El 18 de enero, Jorge Rodríguez dijo que la “célula terrorista” que encabezaba Óscar Pérez tenía planes para asesinar a Maduro.
  1. El 4 de agosto, se denunció el magnicidio frustrado con drones cargados de explosivos en un acto militar en la avenida Bolívar de Caracas, para conmemorar el 81 aniversario de la fundación de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). Al evento asistió Maduro y casi todo su alto gobierno. La denuncia la hizo, después de la evacuación, el ministro de Información del momento, Jorge Rodríguez. “Artefactos voladores de tipo dron que contenían una carga explosiva” detonaron muy cerca de la tarima donde estaba el presidente. Por el hecho fueron detenidas 20 personas, entre ellas quien era diputado de la AN, Juan Requesens, y se libraron 14 órdenes de aprehensión.

  1. El 13 de diciembre, Maduro denunció que Estados Unidos planificaba asesinarlo “para imponer una dictadura en Venezuela”. Acusó al asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, de estar involucrado en el atentado.

2019

  1. El 23 de marzo de 2019, el presidente de Venezuela dijo que agentes desmantelaron un plan para asesinarlo dirigido por Juan Guaidó, cuyo jefe del despacho, Roberto Marrero, fue señalado como el organizador del plan, por lo que fue detenido por el SEBIN.
  1. El 14 de agosto, Maduro denunció otro plan para matarlo, liderado por el expresidente de Colombia Álvaro Uribe, junto al embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos. También estaría involucrado el dirigente de Voluntad Popular Lester Toledo. Detalló que este plan consistía en el ingreso de 32 mercenarios que atentarían contra su vida y la de otros funcionarios oficialistas.
  1. El 31 de agosto, Jorge Rodríguez señaló al general Cliver Alcalá Cordones como el principal cabecilla de un plan terrorista magnicida. Incluía la instalación de tres campamentos en las localidades colombianas Ríohacha, Maicao y Santa Marta, con la presunta complicidad del gobierno de Iván Duque.

2020, un año más tranquilo

  1. El 6 de diciembre, durante las elecciones parlamentarias, Maduro solicitó el cambio de centro electoral del liceo Miguel Antonio Caro, ubicado en Catia, a uno dentro del Fuerte Tiuna. Días después, explicó que «por fuentes de inteligencia colombiana nos llegó la información de que estaba preparado un atentado para asesinarme el día de las elecciones parlamentarias. Desde la Casa de Nariño, Iván Duque participó en los planes para querer asesinarme el mismo día de las elecciones”. El gobierno colombiano calificó a Maduro de mentiroso. “¿Mil mercenarios? ¡No! Mil mentiras de Nicolás Maduró”, dijo el consejero presidencial para la Seguridad Nacional de Colombia, Rafael Guarín.

2023: cuatro intentos de magnicidio

  1. Durante su alocución anual en la Asamblea Nacional el 15 de enero de 2024, Maduro dijo que durante 2023 se desmantelaron cuatro planes conspirativos que pretendían asesinarlo a él y a otros funcionarios del gobierno, en los meses de mayo, agosto, noviembre y diciembre. Aseguró que fueron planificados desde Miami y Colombia con participación de civiles y militares, nacionales y extranjeros de Perú, Colombia, Estados Unidos y Venezuela. “Tenían el objetivo de asesinarme, asesinar a importantes líderes políticos y militares de Venezuela y crear un caos y una conmoción en el país”. Esta operación fue denominada por las autoridades como “Brazalete blanco” por la que, según el fiscal Saab, hay 19 personas detenidas y 15 órdenes de aprensión por ejecutar. Resaltó que uno de los detenidos claves en la trama es el exmilitar terrorista Ángelo Heredia. La abogada y activista de derechos humanos, Rocío San Miguel, es una de las detenidas, así como su exesposo.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.