Venezuela vuelve a las urnas hundida en la pobreza extrema
/ Foto: Cortesía

El chavismo tiene previsto arrasar en las cuestionadas elecciones de este domingo en Venezuela y entregarle a Nicolás Maduro el control del Parlamento, en un proceso que no cuenta con respaldo internacional y en el que no participarán los grandes partidos opositores.

Más de 20 de los 30 millones de venezolanos están llamados a las urnas en unos comicios en los que el Partido Socialista Unido de Venezuela busca la “victoria perfecta” y hacerse con el único poder que desde 2015 controla la oposición liderada por Juan Guaidó.

“¡Llegó el día, tuvimos paciencia!“, celebró Maduro el sábado desde el Palacio de Miraflores, augurando que quedará atrás la “Asamblea Nacional progringa” encabezada por Guaidó, reconocido presidente encargado de Venezuela por Estados Unidos entre medio centenar de países.

El líder opositor aseguró, por su parte, que el objetivo de Maduro es “aniquilar al Parlamento” y llamó a la abstención en este proceso que tilda de “fraude”.

Con todo, una pequeña fracción disidente de la oposición buscará ganar alguno de los 277 escaños.

Guaidó llama en paralelo a una especie de plebiscito, desde el 7 al 12 de diciembre, para prolongar el período parlamentario hasta que puedan celebrarse elecciones “libres, verificables y transparentes”.

Los resultados, no obstante, no serán vinculantes, toda vez que Maduro ejerce el control territorial e institucional con el respaldo de la cúpula militar, considerada su principal sostén, y aliados como Rusia, Irán, Turquía y Cuba.

Rechazo internacional

Venezuela atraviesa una crisis política y debacle económica –con años de recesión, hiperinflación y servicios públicos colapsados–, que debe traducirse en “apatía” e “inercia abstencionista” con una participación de cerca del 34%, según el presidente de la firma Datanálisis, Luis Vicente León.

Los comicios del 6 de diciembre han recibido un amplio rechazo internacional.

Estados Unidos ya anunció que no reconocerá el resultado de las votaciones; la Organización de los Estados Americanos las rechaza por falta de condiciones y una asociación internacional de juristas las considera una “ficción” sin validez legal.

Un grupo de representantes bipartidistas del Congreso estadounidense condenó el viernes los comicios porque “no cumplen con ningún estándar para un proceso libre y justo“.

Washington es el principal aliado de Guaidó y lidera la presión internacional contra Maduro con sanciones económicas, incluido un embargo petrolero vigente desde abril de 2019.

La Unión Europea, por su parte, desestima que las parlamentarias sean “justas, transparentes y creíbles”, por lo que su reconocimiento al proceso es poco probable, comentaron fuentes europeas a la AFP.

El bloque europeo pidió meses atrás posponer los comicios, condición para el envío de una misión de observación internacional al país.

El régimen socialista rechazó de plano la petición, tachándola de “inadmisible”.

“Tiro de gracia”
El chavismo perdió el control del Parlamento en 2015 tras 15 años de hegemonía chavista. Sin embargo, Maduro rápidamente anuló su poder a través de la Corte Suprema de línea oficialista.

Con todo, fue desde la jefatura del Parlamento que Guaidó reclamó en 2019 la presidencia encargada, luego de que la Cámara declarara a Maduro “usurpador” por reelegirse en votaciones “fraudulentas” en mayo de 2018.

La mayoría opositora en el Parlamento hizo un “profundo llamado a quedarse en sus casas” el domingo, en un acuerdo en rechazo a las parlamentarias aprobado el sábado.

Guaidó ha dicho que, pese al resultado de las elecciones, no pretende irse del país ante las amenazas que se han lanzado desde el chavismo sobre una ley contra “traidores” como él.

“Asumo el riesgo de quedarme en Venezuela”, dijo Guaidó a la AFP esta semana.

Para Félix Seijas, analista político y director de la firma Delphos, es un “punto de honor” del gobierno madurista arremeter contra el líder opositor de 37 años.

“Quizás no apresarlo, pero sí hacer que se vaya a una embajada, sacarlo del camino”, explicó. “Es una pieza que no puede quedar ahí”.

“Hay un dicho de la mafia que se utiliza mucho: un herido que no muere es más peligroso, es necesario dar el tiro de gracia”, dijo Seijas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.