COMPARTE

Martina Ovalles no entiende cómo su hija de 21 años logrará convertirse en su colega. Solo le falta un año para terminar la carrera de odontología y no ha entrado nunca a un laboratorio. Las prácticas están suspendidas por falta de insumos y repuestos para los equipos y se ha tenido que conformar con actividades empíricas que algunos profesores con esfuerzo intentan desarrollar. Hace 25 años, cuando Ovalles recibió su título la historia era otra. Hoy, el retroceso se ha impuesto en las universidades del país.

En 2010 todo cambió. Ese año comenzaron los recortes presupuestarios desde el Ejecutivo que hoy se traducen en severas deficiencias que han provocado que las instituciones no se adapten a las exigencias mundiales del siglo XXI y las ha colocado en desventaja frente a las de  otras naciones de la región.

El Gobierno no esperó que la renta petrolera cayera para reducir las asignaciones de recursos al sector. Hemos sido fuertemente golpeados desde mucho antes que la economía del país colpasara, aseguró Ulises Rojas, vicerrector académico de la Universidad de Carabobo (UC), para quien siempre ha estado claro el objetivo: Ellos solo quieren convertir nuestras casas de estudio en liceos grandes, acabar con las instituciones que forjan libre pensamiento y quitarles toda su autonomía.

La falta de laboratorios para las prácticas no se cuenta como la única consecuencia de esta crisis. Ya no se hacen intercambios internacionales estudiantiles, los docentes no reciben actualización ni capacitación, la participación a congresos mundiales se paralizó y las labores de investigación científica están prácticamente detenidas. “Estamos fallando por falta de recursos”.

Rojas alertó que esa situación es solo parte de la herencia del sistema político instaurado basado en una ideología que no permite el desarrollo. Ellos hace 18 años prometieron solucionar los problemas estructurales y lo que ha pasado es que todo ha empeorado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.