Un representante del Gobierno de la India aseguró ante el Tribunal Supremo que no quiere que el país asiático se convierta en la “capital” mundial de los refugiados durante una vista por una apelación contra la decisión del Ejecutivo de expulsar a casi 40 mil rohinyás.

“No queremos que la India se convierta en la capital de los refugiados del mundo. Personas de todos los demás países inundarían el nuestro”, indicó el procurador general adjunto, Maninder Singh, que habla en nombre del Gobierno en la vista.

La máxima instancia judicial india estudia la apelación de dos refugiados de rohinyás contra la deportación del país de los miembros de esta minoría musulmana no reconocida en Birmania y considerada foránea en Bangladesh, una decisión que el Gobierno defiende que debe quedar en manos del Poder Ejecutivo.

El abogado que defiende el caso de los rohinyás, Prashant Bhushan, confirmó las declaraciones de Sing, difundidas en medios locales, y consideró que el Gobierno del nacionalista hindú Narendra Modi está utilizando a esta minoría para obtener beneficios electorales.

“Solo quieren discriminar a los musulmanes y utilizarles en esta cuestión para sus propias políticas domésticas”, dijo, en alusión al signo hinduista nacionalista del partido de Modi.

El Gobierno indio anunció en agosto del año pasado su intención de deportar a los alrededor de 40 mil rohinyás que hay repartidos en varios campamentos en el norte del país, de los cuales 16 mil 500 poseen estatus de refugiados, por considerar que suponen una amenaza para la seguridad.

El Ejecutivo halló supuestos vínculos entre esos refugiados y grupos terroristas en medio de la crisis de refugiados rohinyás que se originó el pasado 25 de agosto, cuando los miembros de esta minoría comenzaron a huir a Bangladesh de la violencia en el estado birmano de Rakáin.

Según datos de la ONU, alrededor de 688 mil miembros de esta minoría huyeron desde el pasado 25 de agosto a Bangladesh.

Los 40 mil rohinyás que hay en la India habían llegando previamente a esta oleada en sucesivas migraciones en los últimos años.

El Tribunal Supremo indio paralizó cautelarmente la deportación mientras examina la demanda los dos rohinyás, y estableció hoy la próxima vista del caso para el 7 de marzo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.