Silvana Campana y su hija Alessandra. Venezolanas en Argentina. (Cortesía)

Después de vivir un episodio con su hija, hizo un alto y decidió emigrar a Argentina, pero tuvo que irse sin su pequeña. Desde allí, empezó a realizar todo lo necesario para producir y poder tener cerca al motor de su vida.

La protagonista de esta historia es una mujer emprendedora que ha pasado por momentos difíciles; sin embargo, se ha levantado y hoy narra a muchos niños y adultos hermosos relatos infantiles gracias a su emprendimiento. #MiVuelo presenta a Silvana Campana.

Salió de Venezuela rumbo a Buenos Aires el 14 de agosto de 2017. En su país la situación se complica cada día y justo Silvana estuvo en la época de fuertes marchas, enfrentamientos, vivía en Montalbán – La Vega y cada día era un desafío.

“La verdad que mentalmente me tomé muy personal todo, las bombas lacrimógenas ya no eran un problema para mi, incluso era capaz de devolverlas. Un día, al subir a casa, después de haber marchado, vi a mi hija jugando en la sala con sus muñecas, todas estaban en fila, como esperando entrar a un lugar y le pregunté: ¿Hija a qué juegas? Sin que me respondiera ya sabía lo que me iba a decir, pero ella inocentemente me dijo: “mamá son las muñecas esperando para comprar comida”. “En mi cabeza hubo un stop, una sensación de impotencia y muchas ganas de llorar, desde entonces supe que no era el lugar donde debíamos continuar nuestra vida”.

Cuando Silvana llegó a Argentina sintió mucha esperanza, pero a la vez un vacío enorme por emigrar sin su hija, motivo que la hizo trazarse una meta y ahorrar el dinero que le permitiría reunirse con su niña. Expresó, “sabía que cualquier oportunidad que se me abriera iba a tomarla.

Llegué a Argentina solo con 200$ así que debía administrarlos hasta que encontrara un trabajo, el primero fue de ayudante de cocina, no sabía absolutamente nada solo lo que aprendí en casa, por suerte mi familia es italiana y sabía ciertas cosas. Sin embargo, a pesar de todo el esfuerzo ganaba poco y no pase una buena experiencia, pero luego poco a poco se fueron abriendo puertas y así fui creciendo”.

Silvana es licenciada en Educación Preescolar, ejercía la profesión en su país. Ha sido difícil todo el proceso migratorio para ella, incluso nos confesó que al llegar a Argentina se separó del padre de su hija lo que complicó un poco más todo, también se quedó sin trabajo, pero Dios jamás las ha abandonado.

Produciendo para @audicuentos

Dos emprendimientos dos pasiones

Actualmente Silvana trabaja para una institución que atiende a niños con alguna condición especial y de forma paralela lleva sus emprendimientos.

“Mi primer emprendimiento nació en Venezuela, allá cree una marca llamada @accesorios_sc que después se convirtió aquí en Argentina en @guayaba_shop, fue un emprendimiento que se me ocurrió mientras estaba embarazada, hago bandanas, collares, cuellos con telas de algodón y otros tipos, sin embargo, aquí en Argentina todavía no he logrado impulsarlo, eso no quiere decir que no lo haré, sigo enfocada en cumplir la meta”.

También creó @audicuentos reseña que siempre quiso hacerlo, pero no se atrevía por miedo y las preguntas o cuestionamientos iban y venían, ¿cómo lo hago y si NO tengo tal cosa?, “pero cuando te quitas el NO y empiezas a ver la cantidad de opciones que tienes para lograrlo se da. Un día estaba en casa, y se me vino a la mente @audicuentos, sabía perfectamente que era Dios empujándome a este hermoso mundo de la literatura infantil. 

Primer emprendimiento @guayaba_shop

Entonces me puse a hacer tareas con Ale, la tarea decía, elige un cuento, interprétalo y dibuja lo que más te guste, allí supe que era lo que debía hacer y mi hija me iba a ayudar. Fue de esta manera que iniciamos y nuestro primer cuento fue justo ese que escogió Ale para su tarea, me ayudó para reforzarle la lectura y muchas otras cosas más”, dijo.

Silvana y su hija cautivan a sus seguidores de las redes sociales. El primer audio surgió de una pregunta de su hija, ¿Mami cómo es Venezuela?, allí se le ocurrieron muchas cosas que tuvo que escribir las respuestas y lo convirtió en un cuento que llegó a tener más de 3 mil visualizaciones en Instagram y casi 600 en YouTube, esto motivó a Silvana para seguir creciendo.

Qué bonito emprendimiento lleno de amor. Gracias Silvana, por permitirnos contar tu historia, por demostrar que #SiSePuede. El mensaje no podía ser otro dijo, “no hay nada más fácil que rendirse, pero rendirse es una decisión, así como lo es seguir luchando, y sin duda seguir adelante siempre será la mejor decisión, si algo los apasiona, si algo los llena, ese es el camino por el que deben andar, constancia, paciencia, dedicación y enfoque es lo que te abrirá las puertas a lo que desees alcanzar”.

Sigue creciendo eres sin duda una “Migrante en Vuelo”.

Hasta la próxima historia, Se despide,

Adriana Henríquez @migrantesenvuelo




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.