(Foto: Andrés Galindo)

Desde muy temprano los feligreses guacareños se acercaron a la avenida Piar, para bendecir las palmas en el Domingo de Ramos.

El acto fue realizado por el párroco de la Catedral de San Agustín, Oscar Martínez, quien reflexionó sobre el significado de las festividades religiosas y roció, con agua bendita, a los presentes recordando la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén.

Con cantos y aplausos, los feligreses hicieron un recorrido desde la avenida Piar hasta la plaza Bolívar, donde se procedió a celebrar la eucaristía.

Martínez hizo énfasis en los acontecimientos en el que Jesús es traicionado por Judas Iscariote por piezas de plata, cumpliendo la profecía que el Nazareno sería traicionado para dar su vida a beneficio de la humanidad.

“Quien se despojó de todo siendo el Creador Todopoderoso para sufrir el calvario de la vida y así llegar a la resurrección; por lo que el llamado es a no ser indiferente ante las situaciones que aquejan al prójimo, sino más bien mostrando compasión y solidaridad con los demás”, manifestó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.