COMPARTE

Algo huele mal en Amazonas. Ese estado, al que muy pocos venezolanos conocen, tiene una extensión de 177.617 kilómetros cuadrados, lo que representa casi el 20% del territorio nacional. Pero como apenas tiene 178.670 habitantes, el país nacional nunca le ha prestado mucha atención a esa región.

En Amazonas han ocurrido en los últimos tiempos tres acontecimientos importantes: 1) la anulación de los 4 diputados de la Asamblea Nacional electos por el pueblo por parte del TSJ; 2) la misteriosa desaparición de un helicóptero de la FANB con 13 tripulantes; y 3) la ocupación silenciosa de ese vasto y olvidado territorio por parte de guerrilleros de las FARC que no están dispuestos a someterse al proceso de paz iniciado en Colombia.

Lo de los diputados de la AN ya es historia vieja. El gobierno quería quitarle la mayoría calificada a la oposición y lo hizo utilizando un subterfugio jurídico que sacó del juego a 4 parlamentarios que representaban a ese estado. De eso ya han transcurrido 15 meses y todo parece indicar que Amazonas se quedará sin congresistas hasta 2020.

Lo del helicóptero MI17V5, siglas EV0796 del Ejército Bolivariano de Venezuela, desaparecido el 30 de diciembre de 2016 es otra historia. La aeronave despegó de Puerto Ayacucho rumbo a La Esmeralda, siendo su último contacto el viernes 30 de diciembre a las 8:10 de la mañana. Debía llegar a su destino a las 9:00 am, pero eso no ocurrió.

Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, informó que la búsqueda del helicóptero se inició el mismo día de la desaparición, pero fuentes militares aseguran que la búsqueda comenzó en realidad el 1 de enero, es decir, 48 horas después. El primer comunicado oficial de la FANB se produjo 72 horas después de la desaparición:

 “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana informa al pueblo de Venezuela, que desde el día 30 diciembre de 2016, se perdió contacto con el helicóptero tipo MI17V5, siglas EV0796, de nuestro glorioso Ejército Bolivariano, el cual cumplía una misión de relevo de personal militar en la estación de desarrollo endógeno “COYOGUAITERI” y la base de seguridad territorial “CERRO DELGADO CHALBAUD”.

La última localización del helicóptero fue en las coordenadas 04 59 46N – 06 73 00W, AZIMUT 170, a 37 millas náuticas al sur de Puerto Ayacucho, estado Amazonas, desde donde había despegado el 30 diciembre de 2016 con rumbo a La Esmeralda. La aeronave estaba tripulada por nueve militares y cuatro civiles, todos integrantes de una comunidad indígena, incluida una niña de cuatro años.

La tripulación estaba conformada por : capitán Griseldo Fernández (piloto); capitán Otto Alvarado (copiloto); sargento primero Yerver Mujica (ingeniero de vuelo); sargento primero Jhonatan  Inojosa (mecánico); teniente del Ejército Jesús Nieves Marcano; sargento (Ej) Jeison Romero; sargento (GNB) Luis Sierra Vera; soldados del Ejército Alejandro Marino y Rodolfo Gómez. También viajaba una familia indígena de la comunidad La Esmeralda, integrada por: Raiza Martínez, Humberto Martínez, Stefano Cayupare Martínez y Raibiles Yavinape.

El presidente Nicolás Maduro, expresó que “todo el que tenga un helicóptero y quiera participar voluntariamente en la búsqueda, bueno, cubrimos los gastos que sean necesarios para reforzar. Vamos a hacer un llamado a toda la aeronáutica civil que tengan su helicóptero a disposición para reforzar las líneas de búsqueda en el Amazonas”.

Los parientes de los desaparecidos dijeron que el comandante del Batallón de Infantería de Selva G/J Rafael Urdaneta, Miguel Ángel Gallegos Matos, les informó que “la aeronave no fue tumbada, ni tampoco se estrelló (…) realizó un aterrizaje forzoso, pero en vista de que la zona es alta en minerales como el coltán el helicóptero tiene un apagado completo”.

Alejandro de Jesús Mariño de 19 años, era uno de los soldados que iba en la aeronave. Su mamá, Milagros Sanoja, afirmó que la tarjeta bancaria de su hijo ha sido utilizada cuatro veces después del siniestro, específicamente el  3, 5, 18, y 23 de enero de 2017, motivo por el cual mantiene la esperanza de que este vivo.

“No dejan que familiares se acerquen al comando militar y no dan respuesta, dicen que no tienen recursos para investigar (…) Quiero que el Presidente dé la cara por mi hijo, que me lo busquen, que averigüen en Puerto Ayacucho qué está pasando. No dan la cara ni en Puerto Ayacucho ni aquí en Caracas tampoco”, dijo Sanoja.

LAS FARC EN AMAZONAS

Hay un rumor que empieza a correr con mucha fuerza en Puerto Ayacucho: el helicóptero misteriosamente desaparecido de la FAN estaría en poder de las FARC, concretamente de un grupo disidente, que no solamente no se va a someter al proceso de Paz que se inició en Colombia, sino que además, se está apoderando poco a poco del deshabitado y olvidado territorio de Amazonas, con la venia del gobierno bolivariano y revolucionario que preside Nicolás Maduro Moros.

El poderoso grupo disidente de las FARC mostró su presencia el pasado 13 de febrero de 2017, cuando asaltó un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en el sector conocido como “El Suspiro”. Un reporte de la GNB indicó que los hombres ingresaron al punto con armas largas, pistolas y granadas de mano; sometieron a cuatro efectivos de la GNB identificados como sargento mayor José Daniel Oliveros, Elis Saúl Orfila Carreño, Jorge Ali Miranda y Grismae Milayenla Torres Castillo.

De acuerdo con el reporte, el grupo guerrillero logró apoderarse de los teléfonos celulares de los efectivos militares, además de tres fusiles, tres cargadores y tres cartuchos. Se conoció que también generaron destrozos en la infraestructura y bienes del lugar.

La presencia de los guerrilleros colombianos en Amazonas, había sido denunciada con mucha antelación por Liborio Guarulla, gobernador de ese estado fronterizo con Colombia y Brasil, quien denunció hace casi un año en el Parlamento la presencia de 4.000 guerrilleros de las FARC y el ELN que, según dijo, entraron al país con la anuencia del gobierno chavista.

El grupo disidente que opera en Amazonas, según informes de inteligencia procedentes de Colombia, pertenecían al Bloque Sur de las FARC, una estructura que cuenta con aproximadamente 1.800 guerrilleros distribuidos en diez frentes y dos compañías móviles. Ese bloque, según dicen los informes elaborados por autoridades colombianas, es  una de las unidades de las FARC que más dinero recauda producto del narcotráfico en Colombia.

La prestigiosa revista SEMANA, publicó en septiembre de 2016, un extenso reportaje en el que señala que “el territorio indígena de la alta Amazonia de Colombia, rico en oro, atrae a disidentes de las FARC, que lejos de desmovilizarse en el marco del acuerdo de paz con el Gobierno, buscan apropiarse de la zona”.
Los disidentes se quieren apoderar de toda la región del Amazonas porque “en esas tierras hay oro, petróleo y otros minerales como el uranio”, explicó Álvaro Pardo, director del centro de estudios mineros Colombia. “Es un área con importancia en oro y parece que hay una cuenca importante de hidrocarburos que conectaría Ecuador y Venezuela”, sostuvo el experto.

Y eso no es lo más grave. Hay informes de inteligencia que señalan que las FARC no entregaran todo el arsenal que tienen en su poder según lo acordado en el acuerdo de Paz que firmaron con el gobierno de Colombia. Las FARC entregarán un pequeño porcentaje de las armas. Pero no entregaran el 100% del armamento, y menos el que es considerado de grueso calibre y de mayor potencia.

La guerrilla de las FARC, sobre todo el ala disidente, estaría transportando y almacenando todo el arsenal de guerra en la zona del Amazonas, del lado venezolano. Esa sería la verdadera razón de la misteriosa desaparición del helicóptero de la FANB MI17V5, siglas EV0796.

En el calendario del acuerdo de Paz suscrito entre el Gobierno de Colombia y las FARC, se indica que el 1 de marzo de 2017 era el día en que las FARC empezarían a entregar las armas. Una misión de la ONU desplegada en ese país comenzó la primera fase de este proceso: inventariar los fusiles de asalto.

De manera progresiva, todo el material entregado por las FARC será depositado en contenedores que se instalarán en las 26 zonas de transición a la vida civil donde la insurgencia vive desde hace varias semanas.

Pero hay un detalle: los guerrilleros de las FARC sólo entregaran sus fusiles. Más nada. La prensa no puede registrar ni en fotos ni en vídeo la entrega de las armas. Las FARC se han negado a que este proceso quede retratado. La planificación oficial establece que en una primera fase que comenzó el 1 de marzo, se recolectará el 30% de los fusiles; a partir del 1 de mayo, otro 30%, y el 40% restante antes del 1 de junio.

Pero el grueso del arsenal de guerra que se encuentra en manos de las FARC probablemente no será entregado. Una parte importante de ese armamento podría estar en Amazonas, Venezuela. Para movilizar ese arsenal desde Colombia hasta Venezuela se necesita apoyo aéreo.

El helicóptero de la FANB “misteriosamente desaparecido” en Amazonas sería ideal para transportar el arsenal de las FARC desde Colombia a Venezuela. El modelo  MI17V5 fabricado en Rusia, es un bimotor con capacidad de portar cohetes y misiles guiados antitanque. Es un helicóptero biturbina, pesado y de largo alcance, creado para el transporte de tropas o carga. Tiene un tren de aterrizaje fijo con tres ruedas, capacidad de portar tanques de combustible externos, disipadores de calor, y también puede ser artillado y blindado con extensiones alares a los costados del fuselaje para operaciones de combate y apoyo aéreo.

Fue equipado con motores más grandes Klimov TV3-117MT, rotores nuevos y una transmisión para poder transportar cargas muy pesadas; el rotor de cola está montado en el lado izquierdo, lo cual lo hace más potente, con mayor capacidad de carga y velocidad.

El armamento de grueso calibre de las FARC podría ser almacenado en Amazonas para defender la revolución bolivariana. Si Pdvsa Airlines prestó aviones para que jerarcas de la guerrilla viajaran de Cuba a Bogotá ¿por qué no “prestar” un helicóptero ruso para transportar armas?

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.