Foto: Archivo

El tiempo corre y Carabobo aún no tiene un candidato claro que represente a la unidad opositora para la gobernación. Hay varias opciones. Nombres de dirigentes políticos que se debaten entre habilitaciones, consensos y primarias.

De forma abierta ya se anunciaron tres aspiraciones. Rubén Pérez Silva, quien fue secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en la entidad, es uno de ellos. Lo hace con el respaldo del Partido Unión y Entendimiento (PUENTE) y la Alianza del Lápiz (Lápiz). Él tiene el foco puesto en que se debe ir a las mesas electorales el 21 de noviembre con una candidatura unitaria, “es necesario e imprescindible”.

Es así como ha estado en conversaciones con Vicencio “Enzo” Scarano, quien está a la espera de que se formalice su habilitación política para decidir regresar a Venezuela e inscribirse como candidato.

Nosotros acordamos que, en caso de que sea posible su postulación, vamos a medirnos en una encuesta, y ya tenemos a la empresa que se encargaría de realizarla, y quien salga favorecido recibirá el respaldo del otro”, aseguró Pérez Silva.

Una posible habilitación

Trascendió que ya en el sistema del Consejo Nacional Electoral (CNE) los datos de Scarano no aparecen bloqueados y puede hacer su postulación electrónica como un primer paso, sin embargo, aún no se ha hecho oficial que haya sido sacado de la lista de inhabilitados a la que entró en 2015, una medida que fue reiterada el 6 de marzo de 2017 por la Contraloría General de la República para el ejercicio de funciones públicas por un período de 15 años.

Pérez Silva fue tajante. “Cuando yo acepté ser candidato dije que si en el transcurso del camino aparece alguno que, objetivamente, tenga mejores condiciones y mayores niveles de respaldo, no tendría problema en declinar y apoyarlo”.

Julio Castillo, quien milita en Voluntad Popular (VP) es otro nombre que ha sonado en las últimas semanas. Él también está del lado de unidad y aspira que, sea quien sea el candidato, cuente con el respaldo más amplio de las organizaciones políticas de oposición y de la sociedad civil que está en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Apuesta a consenso como la opción para lograrlo, o en la encuesta como una segunda instancia. “En el caso que Enzo pueda participar y llegue antes de los lapsos de las postulaciones hay que considerar su nombre para debatirlo en el marco de la unidad”.

Por un candidato alejado de las cúpulas

Robert Vernet, quien fue funcionario de la gestión de Henrique Fernando Salas, es otro de los precandidatos que ha anunciado su aspiración a la gobernación de Carabobo. Su posición es firme. Está negado a que la candidatura unitaria sea “impuesta por la cúpulas”, y su propuesta es que se haga un proceso de primarias.

Aseguró que hay tiempo para hacerla con el apoyo de las universidades y las organizaciones no gubernamentales. “Esa es la fórmula para encontrarnos todos, que el candidato sea electo por las bases. La gente necesita un candidato que sienta que es suyo”.

Para Pérez Silva no es posible realizar unas primarias en estos momentos. Recordó que en 2015 se hicieron con siete meses de antelación a los comicios y por eso funcionó.

En cuanto a la opción del consenso para Vernet tiene que darse en Carabobo y no en Caracas, con la participación activa de la sociedad.

Que decidan los electores

Armando Amengual es el otro precandidato a la gobernación. Realizará su postulación en los próximos días y se inclina hacia lo que él denomina una “unidad superior”, que consiste en que sean los propios electores quienes tomen la determinación con sus votos.

Insistió que en estos momentos no existe el concepto de unidad que hubo en 2015. “Hay mucha desconfianza y desesperanza… no hay tarjeta única ni discurso unitario, parte de la oposición va a un diálogo”.

Según aseguró, lo que sucederá es que serán varios los candidatos pero que el pueblo tendrá la última palabra. “En 1988 había 12 candidatos presidenciales y el 90 % se repartió entre Carlos Andrés Pérez y Eduardo Fernández, en 1998 eran cuatro o cinco y al final más de 90 % fue para Hugo Chávez y Henrique Salas”.

Por ahora no tiene planteado medirse a ninguna encuesta y, respecto a la posible candidatura de Enzo Scarano, dijo que hay que esperar que él resuelva su problema con la inhabilitación.

Victoria segura

La crisis en la que viven los carabobeños será determinante el próximo 21 de noviembre. Para Vernet se trata de un momento interesante tras las primarias del PSUV, del pasado domingo 8 de agosto, en las que en la entidad se movilizaron solo 100 mil personas a votar.

Lacava, el gobernador de la pintura, solo obtuvo 60 mil votos con toda esa maquinaria, solo hicieron un show nucleando centros con una sola máquina para que se vieran colas”.

Para Pérez Silva, la victoria en Carabobo está segura porque la situación del gobierno es muy mala. La lucha contra la miseria, pobreza, corrupción y “la delincuencia que impera en este estado” es parte de sus prioridades, junto con el rescate del sistema educativo.

Las elecciones regionales representan la oportunidad propicia para lograr que sectores de la sociedad civil y “de gente común y corriente que sufre todos los días las pesadillas que nos ha hecho padecer este gobierno”, busquen el 21 de noviembre la oportunidad para manifestar ese rechazo y que Venezuela pueda cambiar, insistió Julio Castillo.

El 29 de agosto vence el plazo para las postulaciones ante en CNE. Se espera que en los próximos días se den los anuncios definitivos para conocer cuál será la candidatura de la oposición a la gobernación de Carabobo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.