En Venezuela, uno de cada tres asesinatos es cometido por militares o policías, según un informe del Monitor de Fuerza Letal, conformado por cuatro centros de investigación de Latinoamérica.

Una lluvia de detonaciones sacudió a Dilcia Holanda Mendoza la mañana del 14 de julio de 2006. En medio de las ráfagas continuas, Mendoza reconoció la voz de su hijo Carlos Alberto, de 19 años.

“En lo que suena ese disparo, yo escucho el grito de mi hijo que dice: ¡Nooo! Y yo digo: ¡Dios mío, es Carlitos! Y empiezo a pegar gritos: No me maten a mi hijo. Ese es mi hijo, no lo maten”, reseña la Voz de América (VOA)

Mendoza corrió por las empinadas escalinatas que la llevaban desde su casa hasta el lugar donde sospechaba provenía el fuego, pero no había rastros de Carlos Alberto, quien aquel día, se preparaba para inscribirse en clases de Criminalística.

Pero oficiales de la extinta Policía Metropolitana se toparon con él, en medio de allanamientos para dar con el paradero de delincuentes, en la barriada del oeste de Caracas donde vivía. Según testigos, el joven fue sometido por los uniformados y encerrado en una vivienda de la zona. Esa fue la última vez que lo vieron con vida. Al cabo de unas horas, Mendoza supo que su hijo había muerto.

Desde ese momento, hace 16 años, y hasta hoy, Mendoza ha perdido la cuenta de cuántas veces ha visitado los órganos de justicia de Venezuela para exigir una investigación.

“Yo dejé el cadáver de mi hijo aún tibio y me dirigí a hacer las respectivas denuncias”, relató a VOA.

Según las autoridades, Carlos Alberto fue abatido en un enfrentamiento con las autoridades. Sin embargo, Mendoza tiene en su poder los informes forenses que le hacen dudar de esa versión.

“Mi hijo tenía 9 agujeros en su cuerpo, nueve impactos de bala”, dijo.

De acuerdo con el centro de investigación Monitor de Fuerza Letal, este tipo de procedimientos, en los que los uniformados entran disparando a las barriadas en busca de criminales, no ha resuelto el problema de la inseguridad en Venezuela, pero sí ha dejado cifras alarmantes. Según un informe de esta organización, en Venezuela un tercio de los asesinatos que se cometen se le atribuyen a policías o militares.

“Vemos con extrema preocupación lo que sucede en Venezuela. Es un caso extremo que debería ser revertido. Un gobierno que se dice popular hace un uso excesivo de la fuerza en áreas marginales”, dijo a VOA Ignacio Cano, miembro del Laboratorio de Análisis de la Violencia de la Universidad del Estado de Río de Janeiro y parte del equipo de Monitor de Fuerza Letal.

“Por cada agente público muerto, víctima de homicidio en un enfrentamiento, hay más de 30 a 40 civiles muertos. El límite aceptable es de 10 a 1. Más de 10 a 1, se considera que hay un exceso de la fuerza letal. El siguiente país es el Salvador con 20”, detalla Cano.

El Estado venezolano ha manifestado que con estos operativos pretenden combatir el crimen organizado. Precisamente, esta semana, las autoridades asesinaron al líder de una banda dedicada a la extorsión y al secuestro, y a otros 4 delincuentes, que se refugiaban en la zona central del país.

El ministro de Relaciones Interiores, Remigio Ceballos, manifestó que el despliegue de uniformados para capturar al resto de los integrantes de la banda se mantendría por más tiempo, a fin de desarticular a todos los grupos armados y “dar fin a esa teoría del Estado frágil”.

Con información de VOA




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.