Centro de Formación del hombre nuevo El Libertador. /Foto Archivo

Los hijos de los privados de libertad que se encuentran recluidos en el Centro de Formación para el Hombre Nuevo “El Libertador”, conocido como Fénix Tocuyito, en el estado Carabobo, recibieron regalos en esta Navidad 2023.

La vicealmirante Celsa Bautista Ontiveros, ministra del Servicio Penitenciario, a través de su cuenta en X (antes Twitter) publicó la información en la que se destacó que los reclusos compartieron con sus familiares.

Se trata de la respuesta a una petición hecha los parientes de los presos a través de Una Ventana a la Libertad en días recientes, en la que también exigieron respeto a sus derechos humanos.

En cuanto a este compartir de los reos con sus hijos en esta época decembrina, la ministra del Bautista Ontiveros aseguró que con estos espacios se promueve el encuentro familiar y un tiempo de compartir con los niños, como parte del proceso de inclusión y reinserción social.

También se informó que los hijos  de los privados de libertad recluidos en el Centro Penitenciario Mínima de Carabobo disfrutaron de un compartir gaitero y juguetes junto a sus familiares, mientras que los de quienes están en los calabozos del Centro de Formación Femenina Independencia de Carabobo, recibieron  juguetes acompañados de un día de diversas actividades recreativas junto a sus madres, como parte de la programación navideña en garantía de sus derechos humanos.

Violación a los DDHH

Recientemente, familiares de los privados de libertad del lugar denunciaron presuntas violaciones de sus derechos humanos.

Aseguraron que además de que se niegan a entregarles las redenciones, los avales que les permiten salir en libertad, son maltratados por los custodios de este recinto carcelario.

“Les pegan, los golpean, los insultan, los meten a la “torre de reflexión” que es un sitio de tortura, de castigo, si los reclusos reclaman sus derechos. Yo digo que esas personas que están ahí, director, subdirector y todos los custodios, muestran una cosa por fuera y la realidad que está adentro es otra”, relató la hermana de un recluso.

De acuerdo a lo expresado por las personas que hablaron con el equipo de Una Ventana a la Libertad (UVL), algunas veces los privados de libertad no les dicen de los maltratos que reciben para que los familiares no sufran, pero igual se enteran por medio de sus compañeros.

“Eso ahí es horrible como en todo penal. Dicen que existen los derechos humanos, pero no sé por dónde llegan, porque para allá no llegan”.

Algunos parientes tienen tiempo solicitando las redenciones por el tiempo de pena cumplida, buena conducta, estudios realizados y actividades deportivas, pero las autoridades del penal no los toman en cuenta.

“Yo pedí que le hagan las redenciones a mi hermano, pero las autoridades del penal dicen que ya cerraron los libros, que hay que esperar hasta el año que viene, que ya pasó noviembre y diciembre”.

La declarante afirmó que su hermano ya está pasado de condena porque a él le dieron 10 años y dos meses, y ya lleva ocho años y dos meses; por lo que necesita las redenciones para que salga en libertad plena porque ya teniendo tercera cuarta parte de la pena pagada, más todos los cómputos, con las redenciones y bachillerato culminado.

Con información de Una Ventana a la Libertad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.