El término “Diversión” se aplica a las iniciativas y operaciones militares tendentes a engañar, llamar la atención y distraer al enemigo, sobre la verdadera ubicación, dispositivo y efectivos del grueso de la fuerza oponente.

Durante el desarrollo de la campaña de Carabobo, la misión ordenada por el Libertador al impetuoso Bermúdez, precisamente fue ejecutar ese tipo de operación para facilitar el avance de Páez desde los llanos El 28 de enero de 1821, la provincia de Maracaibo se pronunció en favor de la independencia.

El jefe realista Miguel de la Torre, consideró esta acción, una violación al Tratado de Armisticio suscrito en Trujillo el 26 de noviembre de 1820.
El Libertador dispone en Barinas el 24 de abril de 1821, que “el ejército de oriente debe tratar de ocupar Caracas a todo trance y a costa de cuantos sacrificios sean posibles hasta conseguirlos”… “Se exime al general Bermúdez de toda responsabilidad, por el buen o mal suceso que tenga la empresa, con tal que acredite haberla conducido y ejecutado con audacia y valor”.

Se estableció el 30 de abril de 1821, para reiniciar las operaciones militares. Bolívar con su visión estratégica, dispuso que el general Juan Bautista Arismendi desde Margarita, desembarque en Curiepe para reforzar al ejército de Bermúdez; Páez con su ejército cruzará el río Apure para concentrarse inicialmente en Mijagual; Cruz Carrillo y Juan de los Reyes Vargas, desde Mérida y Trujillo avanzará sobre El Tocuyo, Barquisimeto y San Felipe.
Urdaneta avanzará desde Maracaibo, emancipará a Coro y continuará hacia Barquisimeto; el coronel Juan Gómez con la vanguardia de La Guardia saldrá de Barinas y avanzará hacia Guanare y San Carlos.

El coronel Francisco de Paula Avendaño se movilizará de La Guaira hacia Curiepe para reforzar a Bermúdez, quien avanzará el 28 de abril de Barcelona, cruzará el río Unare para realizar operaciones de distracción de las fuerzas enemigas hacia Caracas, de manera que utilicen la menor cantidad de efectivos en el combate decisivo; el coronel Agustín Armario se dirige de Barcelona para sitiar las fuerzas españolas en Cumaná.

Bermúdez cruzó el 1º de mayo el río Unare; después de haber destruido las defensas realistas, llegó el 11 a Caucagua y el 14 a Caracas consiguiéndola abandonada. Páez había salido el 10 de mayo de Achaguas con mil infantes, mil quinientos jinetes, dos mil caballos de remonta y cuatro mil reses. Urdaneta liberó Coro el 11 de mayo. Incansable Bermúdez se movilizó a La Guaira, regresando a Caracas el 17 para continuar su avance hacia los valles de Aragua. La presencia de Bermúdez en Caracas preocupó a los jefes realistas, quienes a las órdenes del general Francisco Tomás Morales movilizan desde Calabozo mil efectivos hacia el centro, dejando expedita la ruta de avance de Páez; De La Torre abandonó San Carlos y se traslada a Valencia.

Las ordenes de España no permitían alejarse de Puerto Cabello; actividad que aprovecha el Libertador para avanzar de Guanare hacia San Carlos, ordenando concentrarse en esa ciudad. El 20 de mayo Bermúdez derrotó en El Consejo al general Ramón Correa y coloca avanzadas en La Victoria.

La presencia de las fuerzas realistas en número superior, obligaron a Bermúdez replegarse el 24 a Caracas. Reyes Vargas ocupaba Barquisimeto el 27 de mayo, para continuar hacia San Felipe. El 30 de mayo se le incorporaron a Bermúdez en Guatire, Arismendi con cuatrocientos efectivos y el 31 Avendaño con trescientos.

A partir del 5 de junio, Bolívar inicia en San Carlos la concentración de su Ejército; Páez llega con la Caballería el 7 y la Infantería el 11. El 8 de junio las fuerzas de Bermúdez son derrotadas en Santa Lucía; el ímpetu de Bermúdez y sus fuerzas, lograron desquitarse el 15 de junio y continuar a Caracas.
El 15 Bolívar organizó su ejército para el combate; las fuerzas de Urdaneta llegan el 19 de junio a San Carlos, el prócer marabino quedó enfermo en Carora, entregó el mando de la división al coronel merideño Antonio Rangel. Bermúdez combate en la mañana del 23 de junio en el Calvario con resultado negativo, teniendo que retirarse a Guatire, cumpliendo el objetivo impuesto, mereciendo el ascenso a general en jefe.

Ese día Bolívar pasó revista a sus tropas en Taguanes, arengándoles: “Mañana seréis invictos en Carabobo”; al otro día, se inmortalizó con el Ejército Libertador en el glorioso Campo.

La “Diversión” de Bermúdez obligó al experimentado De La Torre abandonar sus posiciones iniciales en Araure y Calabozo, lo cual facilitó el avance del Ejército Libertador hacia San Carlos y permitió que las fuerzas españolas no utilizaran todo su personal en la gran batalla conocida como “la decisiva”.

[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.