José Antonio García Mohedano, mejor conocido como el “Padre Mohedano”, nació en la población española de Talarrubia – Badajoz – Extremadura, el 20 de abril de 1741; realizó estudios elementales en Toledo. Se conoce de su presencia en Venezuela a partir de 1759, acompañando a su tío el sacerdote Diego Antonio Diez Madroñero, de recordada y fructífera actividad eclesiástica, vigésimo tercer Obispo de Venezuela.

En Valencia construyó un hospicio, ciudad donde falleció el 3 de febrero de 1769, cuyos restos reposan en la Catedral.

La Real y Pontificia Universidad de Caracas, le otorgo a José Antonio García Mohedano el grado de bachiller y al culminar los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Caracas, iniciados en España, recibió la Ordenación Sacerdotal por parte de su tío, quien lo tuvo como secretario durante seis años; al poco tiempo asumió la recién fundada parroquia de Chacao, en cuyas funciones realizo una importante actividad en beneficio de los desposeídos.

Inicia en Caracas, el cultivo del café, en su residencia con un arbusto traído de las vecinas colonias francesas, luego junto a Don Bartolomé Blandín y el sacerdote Pedro Palacios y Sojo, mejor conocido como el “padre Sojo”, organiza un extenso semillero y desarrolla la siembra de cafetos en el sector de “La Floresta” cerca de Chacao. Llegaron a poseer en su exitosa actividad agrícola unas cincuenta mil plantas, que sirvieron para propagar la siembra por diversas regiones de la Capitanía General de Venezuela.

Para la época se conocían otras siembras menores en Mérida y Nirgua, gracias a los esfuerzos de la orden Jesuita. La benevolencia del Padre Mohedano fue una de sus características personales a favor de los enfermos y menesterosos, los cuales resultaban beneficiados con el producto de la comercialización del café; esos ingresos le permitieron igualmente mejorar y ampliar los trabajos iniciados en la construcción de la iglesia de Chacao.

El rey Carlos IV y Su Santidad el Papa Pió VII, máximas autoridades en conceder la alta investidura de Obispo, designan al Padre Mohedano con tal cargo en Guayana en reemplazo del Ilustrísimo Obispo Francisco Ibarra, nacido en Guacara y designado Primer Arzobispo de Venezuela, al ser elevada la diócesis de Caracas a arzobispado.

El padre Mohedano es consagrado en Caracas por el Arzobispo Francisco Ibarra el 16 de agosto de 1801, procediendo a recibir el nuevo cargo y responsabilidad en Guayana el 23 de diciembre de ese año, donde realizo gran labor pastoral y construcción de escuelas en beneficio de los jóvenes guayaneses.

Fallece el “Padre Mohedano” el 18 de octubre de 1804 en Guayana. Monseñor Mariano Talavera y Garcés, conocedor de la personalidad y obra del Obispo Mohedano, escribió, “Su elocuencia era toda sentimiento religioso, realizado por la notoriedad de su virtud, su modestia y su austeridad, que se manifestaban en su semblante, daban a su voz debilitada una dulce influencia sobre los corazones. Nos parecía ver en la cátedra a San Francisco, dominando los ímpetus de los infieles del Japón…”

Churuguarero777




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.