Foto: Armando Díaz
COMPARTE

Temor es el sentimiento de los que viven en La Isabelica. Se han vuelto repetitivos la represión, la violencia y los allanamientos, así como la destrucción de vehículos provocada por la guardia y la policía. Pero el 10 de julio será una fecha inolvidable. Dos jóvenes fueron heridos y uno de ellos murió.

Roberto Zerpa es vecino del bloque 26, cerca de la Clínica Elohim, en el sector cinco. Él estaba detrás de la reja de su edificio y veía cómo los manifestantes iban y venían, mientras la Guardia Nacional Bolivariana los atacaba. Eran alrededor de 40, dice el hombre de 76 años.

Le indigna el estado en el que el país ha caído producto de las decisiones gubernamentales y a su vez por el nivel de violencia desencadenado en las calles. Recalcó que a Rubén González, de 16 años, “los médicos le sacaron una bala”.

Su vivienda no fue afectada, pero sí la de unos vecinos a los que les dispararon bombas lacrimógenas. Una quebró la ventana y se coló dentro del apartamento, asfixiando a los habitantes.

Nunca ha estado de acuerdo con el Gobierno y mucho menos desde que quedó en evidencia el rompimiento del hilo constitucional, luego de las sentencias 156 y 157 del Tribunal Supremo de Justicia. “Mi mayor temor es que alguno de mis hijos o mis nietos termine como Rubén González o Hecder Lugo”, dice mientras acaricia a un niño de unos 7 años.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.