Foto archivo

La Unión Cívica Radical (UCR), histórico partido de Argentina, ahora opositor, cuestionó este martes que el país siga acogiendo al expresidente boliviano Evo Morales, al considerar que recientes declaraciones suyas atentan “contra la paz y la democracia” de Bolivia.

“¿Podemos seguir ‘refugiando’ a Evo Morales?”, que llegó a Buenos Aires y pidió refugio el 12 de diciembre pasado, titula la UCR un comunicado firmado por el presidente del Comité Nacional del partido, Alfredo Cornejo, y su vicepresidenta, Alejandra Lordén.

El texto comienza señalando que el político boliviano se encuentra en Argentina “en calidad de refugiado” amparado por el Gobierno del peronista Alberto Fernández y “al parecer”, con una sola condición: “No hacer declaraciones políticas”.

“Morales hizo todo lo contrario. Visitó la Quinta de Olivos (residencia presidencial), concedió todo tipo de reportajes a diferentes medios de comunicación y participó de actos políticos”, remarca el comunicado.

POLÉMICA CONVOCATORIA A “MILICIAS ARMADAS DEL PUEBLO”

El lunes, el Gobierno interino de Bolivia, que sustituyó al de Morales después de que este renunciara al poder el 10 de noviembre pasado, presionado por las Fuerzas Armadas, y huyera a México, pidió a Argentina impedir que Morales haga llamados a la “violencia” o la “subversión”.

Ese pedido se hizo después de que la radio “Kawsachun Coca”, perteneciente a los sindicatos cocaleros del trópico de Cochabamba, el feudo sindical y político de Morales, difundiera el domingo unas declaraciones del exgobernante correspondientes a una reunión con sus seguidores en Argentina, de las que luego se hicieron eco varios medios locales.

“Quiero que sepan, si de acá a poco tiempo, si volvería, o alguien vuelva, hay que organizar como en Venezuela milicias armadas del pueblo”, afirmó Morales en medio de aplausos de sus seguidores.

La UCR -que integra el frente Cambiemos, ahora llamado Juntos por el Cambio, que hasta el 10 de diciembre pasado era oficialista, con Mauricio Macri como presidente del país- destaca que esas declaraciones generaron “múltiples repudios” en Bolivia, pero no el del Gobierno “que lo refugió”.

“Las declaraciones de Morales atentan contra la paz y la democracia del país vecino, que está en pleno proceso de normalización de sus instituciones. Las amenazas de su ex mandatario no ayudan en nada a los bolivianos”, culmina el comunicado.

LA UCR DIJO EN NOVIEMBRE QUE MORALES SUFRIÓ UN “GOLPE DE ESTADO”

En noviembre, tras conocerse la renuncia de Morales y su huida a México -donde estuvo el mes previo a su llegada a Argentina- la UCR emitió un comunicado en el que llamaba “a la paz social y a elecciones libres y transparentes” en Bolivia y tildaba de “golpe de Estado” lo que le ocurrió al político.

“Cuidar la democracia en el continente implica un esfuerzo por calificarla. ¡No a las trampas! ¡No a las injerencias externas! ¡No al Golpe de Estado! Sí al pluralismo, la democracia y la convivencia pacífica”, dijeron en ese momento los radicales, que se desligaban así de la opinión del Gobierno de su aliado Macri, que nunca calificó de “golpe” lo sucedido.

Asimismo, el Ejecutivo de Alberto Fernández, que tras ganar a Macri las elecciones asumió el poder el 10 de diciembre, dijo a la llegada de Morales, dos días después, que aceptaría darle la condición de refugiado por considerarlo un “perseguido” en su país, aunque le pidió no hacer declaraciones políticas.

Sin embargo, Morales aclaró en alguna entrevista que el Gobierno de Fernández solo le aconsejó no opinar sobre política argentina.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.