Fundación CAP
(Foto referencial)
COMPARTE

En medio de la penumbta ocasionada por el corte de luz de cuatro horas del pasado sábado ocurrió un asesinato en el barrio La Democracia de Santa Rosa, todo por una moto.

Eran las 10:00 p.m. cuando se escucharon cerca de ocho disparos en la calle. Yoana Guanipa, prima de Adrian Ollarvez, pensó lo peor.

No estaba equivocada. El cuerpo de su familiar presentaba varias heridas por arma de fuego en la espalda y ya no estaba el vehículo rojo de marca desconocida.

Era el segundo día consecutivo que sufrían un apagón en la zona sur de Valencia. Los delincuentes aprovecharon ese factor para delinquir y Ollarvez de 34 años fue el perjudicado.

Los otros familiares no distinguieron quienes fueron los culpables debido a la oscuridad.

La muerte del que se dedicaba al comercio de plástico no fue en el acto. Su vida se prolongó unos minutos más, hasta que murió en el camino al Hospital Central.

El hombre era el padre de seis menores de edad. Sus familiares esperan que les entreguen el cadáver y afirman que lo que ocurrió con Ollarvez fue producto de “la delincuencia que anda suelta y sin control”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.