José Miguel Vivanco. (EFE)
COMPARTE

La organización Human Rights Watch (HRW) alertó hoy de que el Gobierno de Perú no debe indultar al expresidente de Perú Alberto Fujimori ni concederle ningún otro beneficio de excarcelación anticipada especial.

En un comunicado, HRW hizo este aviso tras el indulto a Fujimori que supuestamente evalúa el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, al exmandatario que fue condenado a 25 años de prisión por “graves violaciones a los derechos humanos” durante su régimen de 1990 al año 2000.

“Cualquier indulto u otro tipo de liberación de Fujimori por motivos políticos sería un golpe duro a las víctimas de atrocidades en Perú y un serio retroceso para el estado de derecho en el país”, aseguró el director para las Américas de la organización, José Miguel Vivanco.

“Si hay motivos legítimos de salud o humanitarios para que Fujimori obtenga libertad anticipada -añadió-, esa opción podría considerarse, pero únicamente empleando los mismos estándares y procedimientos que se aplican a todas las demás personas que cumplen penas de prisión en Perú”.

No obstante, Vivanco avisó que el Gobierno peruano no debería “renunciar a la justicia que las víctimas (de su régimen) se merecen” como parte de una negociación política.

Además, reclamó a Kuczynski no ceder a presiones políticas ejercidas por partidarios del exmandatario, que tienen mayoría en el Congreso, y por el liderazgo de Keiko Fujimori, su hija, que salió segunda en las últimas ajustadas elecciones presidenciales.

El expresidente, de 78 años, fue condenado en 2009 a 25 años de prisión como autor mediato (con dominio del hecho) de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde murieron 25 personas a cargo del grupo militar encubierto Colina, y por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

El expresidente es el único recluso de una prisión construida expresamente para albergarlo, en la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional del Perú (PNP), donde cuenta con asistencia médica permanente.

Sin embargo, periódicamente es trasladado a clínicas de Lima para ser tratado de diversos males crónicos que padece, como una hernia, hipertensión, gastritis y unas lesiones en la lengua, conocidas como leucoplasia, de las que fue operado hasta en seis ocasiones.

Esos achaques fueron motivo para que los hijos de Fujimori esgrimieran un delicado estado de salud de su padre y solicitaran en 2013 un indulto humanitario que fue rechazado por el entonces presidente Ollanta Humala.

Una segunda solicitud de indulto humanitario fue presentada por el propio Fujimori el año pasado, a pocos días de finalizar el mandato presidencial de Humala, pero el exmandatario desistió cuando Kuczynski asumió la Presidencia y anunció que no pensaba otorgar esa gracia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.