Organizaciones cristianas latinoamericanas y el Grupo Santa Marta, creado por el papa Francisco para luchar contra la trata de personas, pidieron este lunes en Buenos Aires a los Estados que apliquen más medidas para afrontar esta problemática.

Esta es la principal demanda del Encuentro Latinoamericano sobre Nuevas Esclavitudes y Trata de Personas, que durante cuatro días ha congregado en la capital argentina a representantes de diversas confesiones y de la sociedad civil.

Vincent Nichols, arzobispo de Westminster (Reino Unido) y presidente del Grupo Santa Marta, afirmó a Efe que intentarán hacer todo lo que puedan para “cerrar la brecha entre lo que los diferentes Estados del mundo dicen que van a hacer y lo que realmente ponen en práctica”.

En este sentido, reclamaron a los países que destinen mayores recursos para la erradicación de la trata de personas, que actualmente afecta a 40 millones de personas en el mundo, y creen un presupuesto específico para este fin.

Asimismo, pretenden que las naciones avancen en la implementación efectiva de los decomisos de bienes provenientes de la trata de personas y destinen estos recursos al combate de este delito, la prevención y la asistencia de las víctimas.

“Es un área compleja, porque a menudo la trata de personas y la inmigración se mezclan, pero hay muchas historias de las víctimas de trata de personas, quienes tienen derecho a las provisiones de los estados y luego se encuentran con que son inaccesibles y son dejados, fundamentalmente, en las manos de la caridad de las personas”, criticó el arzobispo británico.

El también presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales aseguró que hay casos en los que se crea un ambiente “hostil” hacia los inmigrantes.

Sin embargo, las víctimas deberían ser reconocidas como “personas que necesitan sustento, apoyo y perspectivas de un nuevo futuro, una vez se hayan liberado de la esclavitud en la que han estado atrapadas”, según Nichols.

En cuanto a esta “nueva esclavitud”, el cardenal señaló que “todo está conectado” y subrayó la importancia de “hacer preguntas sobre lo que estoy comprando y quién lo hizo, si hubo algún esclavo o alguien víctima de la trata de personas haciendo esta camiseta”.

Por ello, otra de las conclusiones del encuentro celebrado en la Conferencia Episcopal Argentina es la necesidad de promover que los países no compren bienes y servicios de cadenas de suministros donde haya trabajo esclavo, para lo que deberían establecer un sistema de auditorías obligatorio para proveedores del Estado.

Las asociaciones participantes también incidieron en la necesidad de promover medidas legislativas y ejecutivas que permitan acciones preventivas en internet y en las redes sociales, ya que desde la Iglesia entienden que estos son nuevos escenarios para la captación de víctimas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.