Desde Perú, Jeckdry D’ Jesús Becerra Tobila relata que desde niño se interesó en los alcances de “las luchas sociales”, venido de su progenitora que de alguna manera estuvo involucrada en estas proezas.

Cuando empezaba sus lides en el Centro de Estudiantes en la Universidad Nacional Experimental “Rafael María Baralt”, en 2013,  hizo diferentes actividades; entre ellas, la dotación de medicamentos, alimentos, sillas de ruedas, bastones y una atención médica gratuita para personas de la tercera edad en Cabimas.

 

De esos primeros pasos, se le desprendió el compromiso de ayudar al prójimo. La idea de la creación de la fundación Amigos de los venezolanos surgió luego de que Jeckdry no tuvo una experiencia grata en una organización en la que participó como colaborador. Luego, junto a su familia analizaron la posibilidad de crear una fundación que le dieron forma, objetivos y alcances y la registraron como “Fundación Amigos de los Venezolanos”.

-La motivación es la misma que seguro sentimos todos y cada uno de los venezolanos, además de nuestras familias, son nuestros hermanos. Toda Venezuela clama y grita por una mano amiga, alguien que les dé oxigeno, todo el que afronta la realidad del país sabe lo crudo y difícil de la situación, solo se trata de buscar una manera de ayudarnos unos a otros, expresó.

El primer método de recaudación que utilizó el joven consistió en subir a los diferentes medios de transportes públicos para ofrecer chocolates, golosinas, llaveros con el logo de la fundación y cualquier otro producto siempre llevando el mensaje: “Por la Dignidad y la Vida sin hambre”.

No fue nada fácil ejecutar este método de recaudación. Aunque, muchas personas se mostraban interesadas y solidarias con la causa, existe igual la desconfianza. Además, por más sencilla que parezca se convierte en un reto y una prueba de superación; “al menos para mí así lo fue”.

La familia es el núcleo, la membrana y el citoplasma, lo es todo. Para mí no ha sido nada fácil este tiempo distanciado de ellos, principalmente de mi hijo Jean Isair, el causante de todo, el motor y la gasolina. Soy creyente de Dios, de sus planes, de sus designios, su tiempo y su perfección, Él ha sido mi refugio y mayor apoyo en momentos agobiantes originados por esta distancia mostrándome de las formas que solo él y yo sabemos que “cada quien está donde debe estar”, que tenemos que aprender a esperar y a aprender mientras esperamos con la FE en Él. Así aprendí que no hay distancia que nos separe de la familia, no hay frontera que nos aleje de una hermana, siempre y cuando los tengamos presentes día a día en nuestra mente, alma y corazón.

Desde el inicio y puesta en marcha de las actividades de la fundación estuvo trabajando solo. Hace solo unas semanas que tiene el apoyo de dos jóvenes venezolanos sumados a estas labores.

El mensaje es: Ayúdennos a ayudar. No somos una organización política, no tenemos ese tipo de pretensiones en el futuro, no queremos lucrarnos. Solo pretendemos subsanar lo más que se pueda la deprimente situación de nuestros hermanos venezolanos con la ayuda de todos y cada uno de nosotros. Todo aporte es positivo, hasta las ideas que nos lleven a implementar nuevos métodos de ayuda”.

Instagram y Facebook: @Fundacionamigosdelosvzlanos.

Twitter: @funamiven

Correo: fundacionamigosdelosvzlanos@gmail.com

Blog:  fundacionamigosdelosvenezolanos.wordpress.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.