Incendio destruyó parte del tejado del velódromo olímpico de Río de Janeiro. (EFE)
COMPARTE

Un incendio de proporciones aún no determinadas y que no dejó heridos destruyó parte del tejado del velódromo olímpico de Río de Janeiro, la estructura menos usada, cuya construcción más se atrasó y una de las más costosas entre las usadas en los Juegos Olímpicos de 2016 en esta ciudad brasileña.

El incendio comenzó hacia la 1.00 hora local (4.00 GMT) de este domingo, a solo seis días de conmemorarse el primer aniversario de la ceremonia inaugural de los Olímpicos de Río, y fue atribuido por las autoridades a la caída de un globo de papel, aerostato con mechero cuyo uso está prohibido en Brasil.

Los bomberos dijeron haber necesitado al menos dos horas para controlar las llamas pero hacia las 8.00 hora local (11.00 GMT) aún trabajaban en sofocar las brasas y retirar los escombros de la estructura ubicada en el barrio de Barra de Tijuca, en la zona oeste de Río de Janeiro.

El ministro brasileño de Deportes, Leonardo Picciani, lamentó la tragedia en un comunicado pero se abstuvo de dimensionar los daños provocados por las llamas, ya que, fuera del daño visible en el tejado, aún se desconoce si la pista, los graderíos o la estructura se vieron afectados.

“Esperamos y confiamos en la investigación de las causas y en la punición de los involucrados en la destrucción de, más de que un bien público, una instalación de la comunidad. Tras la pericia de los bomberos, evaluaremos los daños y las medidas a ser adoptadas para la recuperación de este importante bien nacional”, agrega.

El velódromo, una de las estructuras que forman parte del Parque Olímpico de Río de Janeiro y que cuenta con una pista de pino especial que lo garantiza como una de las más rápidas del mundo, fue utilizado para las competiciones de ciclismo de pista en los Juegos Olímpicos de agosto del año pasado y desde entonces prácticamente no ha sido aprovechado.

El velódromo, con un costo de 143 millones de reales (unos 44,7 millones de dólares), fue inaugurado en junio del año pasado, con seis meses de atraso, y fue la última de las obras de los Juegos Olímpicos entregada por la municipalidad.

Pese al poco aprovechamiento de esta instalación, el mantenimiento de la estructura tiene un costo anual de cerca de 11 millones de reales (unos 3,4 millones de dólares) debido a la delicadeza de su pista, que obliga al uso cotidiano del aire acondicionado. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.