Más de 400 incendios ha aplacado el Sistema de Protección de Carabobo en 2020
(Foto @MineaOficial)

El vicepresidente del Sistema Integrado de Bomberos y Protección Civil de Carabobo, Jacobo Vidarte, ofreció un balance en el que reporta que el ente ha atendido más de 400 incendios en lo que va de 2020.

Resalta que en el primer trimestre se han suscitado importantes quemas de desechos sólidos, incendios forestales y de infraestructura, con registro de pérdidas parciales y totales en viviendas a causa de las llamas.

En este sentido, indicó que la mayoría de los siniestros, cerca de 90%, constituyen un error humano y, en este caso, mencionó posibles responsabilidades: conuqueros que quieren despejar sectores, personas que buscan latas y vidrios y producen quemas para despejar y buscar con mayor facilidad, o gente que hurta material estratégico, y que prenden fuego para despejar el plástico y luego no lo pueden controlar.

Añadió a los piromaníacos, quienes llegan a desatar graves incendios de infraestructura o de vegetación.

Los incendios forestales coparon la agenda

Vidarte mencionó las dificultades en torno al control de los incendios forestales, que han copado la agenda de las últimas semanas y en los que los vientos juegan importante papel en la propagación y, según su intensidad, pueden hacer migrar o eliminar por completo la fauna local.

Asimismo, pueden llegar a producir micropartículas que, suspendidas en el aire, dan paso a las llamadas calimas, eventos que producen serias afecciones respiratorias y alergias a la población de las zonas urbanas adyacentes.

Ejemplificó con el ocurrido la noche del miércoles 18 de marzo, cuando las llamas diezmaron una parte de El Parral y del Casupo (Valencia), una zona que calificó de compleja, por cuanto posee diferentes entradas.

En este caso, relató: “No se combate desde el camión porque no llegan las mangueras” y debe combatirse “cuerpo a cuerpo, (…) con una especie de chapaleta pegada a un palo llamado bastidor, con el que se golpea el fuego para combatirlo (sin agua). Ésta es una de las técnicas”.

También mencionó otra forma, que tiene que ver con la rápida creación de un cortafuego para confinar y evitar la propagación del incendio.

Esfuerzo y vocación

El experto en rescate indicó, además, que los bomberos forestales han estado orientados a atender las zonas de montañas que circundan la Gran Valencia, no sólo las del parque nacional San Esteban, en las que están los Bomberos de Inparques, sino también las llamadas Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (Abraes), que poseen una estratégica vocación ecológica y de allí su importancia.

Resaltó, además, la labor de los Bomberos de la UC en Naguanagua, el trabajo incansable del resto de los cuerpos de bomberos municipales, pese al poco personal y dotación que poseen, y del voluntariado que asiste en el combate de incendios.

“Es un trabajo nada sencillo, de alto riesgo, que hace con la mayor pasión y el más alto nivel profesional”, destacó Vidarte.

No obstante, el vicepresidente del Sistema Integrado de Bomberos y Protección Civil de Carabobo espera con ansias la llegada de las lluvias, “fundamental para la reforestación y para aplacar las eventualidades”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.