COMPARTE

Las preguntas sobran en las puertas de la subdelegación Las Acacias del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Desde la noche del miércoles hay madres llorando, hermanos angustiados y padres desesperados. Adentro hay 10 jóvenes detenidos durante la persecución emprendida por los funcionarios en El Tulipán. Es poco lo que saben de ellos. Solo les han dicho que la justicia militar se encargará de sus casos.

Unos fueron alcanzados cuando corrían para evadir los disparos tras la represión durante la protesta que realizaban en la avenida Don Julio Centeno. Otros pasaban por el sitio a esa hora y fueron apresados. Y algunos solo veían desde lejos lo que pasaba.

Adrián Canchica de 22 años, estaba con unos amigos observando desde la azotea de uno de los edificios la escena del secuestro de cinco gandolas y la quema de parte de tres de ellas, que hicieron unos encapuchados. No vive en el lugar ni se había sumado al “plantón” convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Solo observaba.

Desde arriba se percató que un grupo de funcionarios sin uniforme y con pistola en mano se distinguía de los de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que lanzaban lacrimógenas hacía el interior del conjunto residencial privado. Él y sus amigos fueron vistos y apuntados. Se asustó y mientras intentará saltar de una azotea a otra se cayó.

Los gritos de dolor del muchacho no importaron. Con el codo izquierdo fracturado y la cara fuertemente golpeada fue aprehendido. Se conoció que lo trasladaron a la emergencia de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET) pero no recibió atención médica por falta de insumos.

El Foro Penal Venezolano (FVV) contabilizó a 10 detenidos que permanecen en los calabozos de Las Acacias, e incluso en oficinas administrativas, porque en el lugar ya no cabe más nadie. El hermano de 16 años de Senedy Da Silva es el único menor de edad. Cuando ella llegó la noche del miércoles al Cicpc los funcionarios la reconocieron. “Ya sabemos de quién eres hermana, te vimos en las fotos del celular del chamo”, le dijeron. A las 3:00 a.m. les informaron que la aprehensión se hizo con varios de quienes estaban en la parcela 10 de El Tulipán para investigar el caso de un GNB herido. Según relató Da Silva, su hermano pasaba por el lugar con un amigo a bordo de un vehículo del que se bajaron y corrieron a esconderse cuando vieron la arremetida de disparos.

Las acciones de los funcionarios van más allá de detenciones en el sitio de la represión. A las 2:00 a.m. de este jueves, en el Pueblo de San Diego, fue golpeada violentamente la puerta principal de la casa de los padres de Edgar Silva, quien ya estaba en Las Acacias en condición de aprehendido tras manifestar en contra del Gobierno en El Tulipán. A él lo detuvieron junto a dos hermanas, las únicas mujeres de la lista.

Eran más de 20 hombres identificados como personal de investigaciones del Cicpc. Buscaban a los dos hermanos de Silva con el argumento de estar involucrados en la lesión de un GNB. “Rompieron la cerradura y hasta se llevaron dos televisores y una computadora”. También ingresaron agresivamente a la residencia de la suegra de uno de los jóvenes en San Blas, “ahí también hicieron desastre”. Los familiares denunciarán estos casos ante el Ministerio Público.

Quienes esperaban en las puertas del Cicpc se dividían en dos grupos: El Tulipán y Don Bosco. Estos últimos corresponden a familiares de los detenidos la noche del lunes en la arremetida violenta de la GNB, Policía de Carabobo y Sebin dentro de la urbanización ubicada en Naguanagua. Se trata de nueve de 13 personas. Los otros cuatro son menores de edad que ya fueron liberados. El resto espera ser presentado esta tarde ante tribunales militares en el Destacamento de Seguridad Urbana (Desur) de la GNB en Ciudad Chávez.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.