Camp Nou, estadio del FC Barcelona. / Foto archivo

Las renovaciones del Camp Nou y del Santiago Bernabéu inmersas en la incertidumbre: el FC Barcelona y el Real Madrid, que han iniciado obras faraónicas para renovar sus estadios, ven cómo pueden alterarse sus planes por la pandemia, pese a la vuelta de los obreros al tajo en España el martes pasado.

Mientras el fútbol espera la autorización de las autoridades para acabar la temporada 2019-2020 en verano, el Real Madrid y el Barça afrontan un dilema: una reanudación de los partidos supondría un frenazo a las obras de los dos clubes, que esperaban aprovechar la tregua estival para avanzar en sus remodelaciones.

En torno al Santiago Bernabéu, feudo del Real Madrid desde 1947, las grúas retomaron el trabajo el martes, tras una suspensión de dos semanas por la epidemia del nuevo coronavirus.

La reforma del Bernabéu, que prevé envolverlo en una piel de acero y cubrirlo con una tejado retráctil, debía finalizar, en principio, en octubre de 2022, tras empezar en el verano de 2019. Las obras avanzaron durante la temporada sin afectar al calendario deportivo.

 Palo en las ruedas

Pero, el nuevo coronavirus puede ser el palo en las ruedas del Real Madrid, que ha pedido un préstamo de 575 millones a 30 años, que le supondrá devolver un total de 796,5 millones de euros, intereses incluidos, para pagar la reforma.

Sobre la misma flota una incógnita: la fecha y la forma en que se reanudará el fútbol en España.

“Hay clubes que tenían pensado hacer reformas en sus estadios en verano y que es muy difícil que puedan romper sus contratos”, declaró Javier Tebas, presidente de la Liga española, a la prensa internacional en Madrid.

“El Real Madrid jugará en verano si jugamos todos los equipos”, añadió.

“El problema de las obras es que una vez que has empezado, difícilmente las puedes parar. Los compromisos económicos ya están realizados, y los socios están ahí empujando, entonces no se entendería el pararlo, otra cosa es que se pueda alargar un poco más en el tiempo”, explica a la AFP, Fernando Lera, profesor de la Universidad de Navarra y miembro de la Sociedad Española de Economía del Deporte.

Mismo problema para el Levante, que retomó las obras de reforma de su estadio el martes. El club todavía no sabe si podrá poner su prevista cubierta, para lo que se necesitan unos tres meses, por lo que una competición estival podría amenazar estos trabajos.

“La empresa de construcción sigue con el plan previsto, pero habrá que ver qué ocurre, todavía no se sabe si se volverá a jugar, de qué manera…”, dijeron fuentes del Levante a AFP.

Si se vuelve a jugar “habrá que ver qué se hace, si se puede amoldar la obra a los partidos, si habría que parar…”, añadieron.

 Las dudas del “Espai Barça”

En Barcelona la situación parece más compleja. El “Espai Barça” (“Espacio Barça”), proyecto estrella del presidente Josep Maria Bartomeu para reformar el Camp Nou y sus alrededores, que debía empezar en 2017 y acabar en 2021, apenas ha empezado.

Y para más inri, Bartomeu, que ya se vio sacudido por varios asuntos a principios de 2020, ha visto ahora cómo dimitían el viernes pasado seis de sus directivos sumando dudas al proyecto.

El coste total (inicialmente 600 millones de euros) debía financiarse con 200 millones de un préstamo, 200 millones aportados por el club y 200 más de un patrocinador que añadiría su nombre al estadio (“naming”).

Sin embargo, hace varios meses que el Barça pena para dar con ese patrocinador. Y los potenciales auspiciadores podrían mostrar cierta reticencia ante las agitadas aguas en la dirección y la cercanía de unas elecciones previstas para 2021.

Según el diario Marca, el club azulgrana puede dejar de ganar unos 300 millones de euros por la falta de este patrocinador. Suficiente para obligar al Barça a revisar su estrategia: el club ahora apuesta por buscar este socio una vez estén terminadas las obras.

La directiva del club aceptó que el nuevo plan de financiación, que asciende a 800 millones de euros y comprende un préstamo más en consecuencia, sea sometido al voto de los socios del club. Lo que puede sembrar más dudas sobre el proyecto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.