(Foto EFE)
COMPARTE

Los pueblos originarios de Panamá reclaman al Gobierno panameño respetar sus derechos sin imposiciones políticas y exigen compromiso institucional ante los flagelos sociales que los afectan, dijeron a Efe representantes de las etnias Ngäbe y Guna.

“El Gobierno debe tener más presencia en nuestras comunidades para averiguar las necesidades y buscar soluciones a los problemas sociales que existen, pero no venir a imponer situaciones para vulnerarnos”, expresó el presidente del Consejo Nacional de la Juventud Ngäbe de Panamá, Ricardo Miranda.

El portavoz, que pertenece a la comarca Ngäbe Buglé, la de mayor población y territorio de Panamá, sostuvo que aún prevalece un abandono en las cinco regiones comarcales del país, marcadas por la pobreza, una precaria infraestructura vial y la falta de centros de salud, escuelas y viviendas dignas.

Según Miranda, estos problemas se acentúan con cada mandato y la elección de nuevos políticos que no tienen interés en el pueblo y tampoco disposición para dialogar sobre sus inquietudes, por lo que considera que la única intención de los gobernantes es aprovecharse de los recursos naturales de las tierras indígenas.

Un ejemplo que citó es la lucha que ha tenido la comunidad Ngäbe Buglé contra de la hidroeléctrica Barro Blanco, que se construye en los límites de la comarca y a la que se han opuesto por razones culturales y ambientales.

Miranda contó que en los últimos años distintos grupos aborígenes se han agrupado para alzar su voz a las administraciones en turno, dado que muchas veces los líderes internos no llevan las preocupaciones a las altas jerarquías.

“Es importante recordar que nosotros somos lo originarios y los primeros en esta República, somos panameños y las diferentes etnias estamos en las mismas condiciones; los hermanos indígenas ven en la ideología comarcal una unificación para lograr un desarrollo integro”, afirmó el indígena.

Remarcó que la Administración actual debe cumplir con lo acordado a los pueblos y aprobar el Plan de Desarrollo Integral para los Pueblos Indígenas panameños y la ratificar el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de 1989.

Este acuerdo reconoce a los pueblos indígenas el derecho a un territorio propio, a su cultura e idioma, y compromete a los Estados a consultar las medidas susceptibles de afectar directamente a los pueblos originarios.

Ante las situaciones que comprometen a esa población, Miranda consideró que por ahora hay un avance en el reconocimiento de la cultura e identidad por parte de los demás panameños y organismos internacionales.

“Recientemente se está rescatando la identidad y las costumbres, los demás panameños han aceptado la riqueza cultural de las comarcas indígenas pese a la discriminación que sufren”, comentó Miranda.

El director del Festival de Arte Dule, Giovani Barrante, de la etnia Guna, explicó en referencia al Día de Los Pueblos Indígenas que ahora se buscan reivindicar las luchas y los esfuerzos, no solo en la cultura, sino en las preservación de las tierras y el respeto a las autoridades ancestrales.

Para Barrantes, las poblaciones originarias no escapan de las discrepancias internas, esto debido a que las comunidades escogen a un líder por un lado, y por otro al Gobierno.

En cuanto a las situaciones discriminatorias hacia los indígenas estimó que han disminuido gracias a las actividades que realizan las diferentes etnias que dan a conocer su idiosincrasia y creencias.

A pesar de que existe una Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas pactada hace casi 10 años por la Asamblea General de las Naciones Unidas, ambos representantes reconocen que aún falta más trabajo para que se de su debida implementación.

En el país centroamericano viven 7 etnias indígenas: Emberá, Wounaán, Kuna, Ngäbe, Buglé, Naso y Bri-Bri. Estas concentran cerca de 400.000 indígenas, alrededor del 11 % de la población total, de los cuales más del 90 % vive bajo el umbral de la pobreza

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas se celebra cada 9 de agosto en recuerdo del primer encuentro del grupo de trabajo de los pueblos indígenas de la ONU, que tuvo lugar en Ginebra en 1982.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.