industriales
(Foto cortesía)

Hace 84 años, el 4 de septiembre de 1936, se fundó la Unión de Industriales de Valencia como respuesta a la impostergable necesidad de organización gremial de los empresarios cuando la otrora capital industrial de Venezuela apenas consolidaba sus bases. En una etapa intermedia, pasó a llamarse Cámara de Industriales de Valencia, que luego se convirtió en la actual Cámara de Industriales del estado Carabobo (CIEC).

“Para la junta directiva representa un orgullo el estar cumpliendo 84 años representando a la industria en Carabobo”, manifestó Luis Hernández, presidente de la CIEC. “Son 84 años en los que realmente se trabajó para tener una zona industrial pujante y se dieron las condiciones para que muchas de las grandes empresas de renombre mundial se instalaran aquí en Valencia”.

Carabobo posee 60 parques industriales que abarcan más de ocho mil hectáreas, distribuidas en 10 de sus 14 municipios. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en ellos se concentraba 90% de la industria del caucho, 72% de las autopartistas, 64% de las ensambladoras, 60% del ramo químico, 55% de alimentos y 60% de la agroindustria. En total, llegó a concentrar 40% de toda la industria venezolana.

En Valencia, capital del estado, se agrupa el mayor número: 39 parques industriales. Su principal atractivo y dinamismo estaba centrado en la presencia de empresas de envergadura y amplias nóminas, como General Motors de Venezuela, Ford Motors de Venezuela y FCA, antigua Chrysler. “Fuimos una zona industrial pujante con tres de las grandes ensambladoras de la industria automotriz a nivel mundial”, resaltó Hernández.

El tejido industrial que con trabajo y esfuerzo se fue construyendo con el pasar de los años en la entidad carabobeña trajo consigo progreso y posibilidades, dos factores que dieron origen al nacimiento de una sólida clase media en el estado y al surgimiento de nuevas urbanizaciones para este sector de la población, como las de San Diego y las de la zona norte de Valencia.

No es poco lo que la CIEC le ha dejado a Carabobo en 84 años. Al sector industrial del estado se le atribuye el impulso y la gestión de obras públicas de importancia, como el Aeropuerto de Valencia, que nació en su seno como Aeroclub, el acueducto para la Zona
Industrial, el dispositivo de tránsito vehicular de La Quizanda y la
modernización operacional del puerto de Puerto Cabello.

A eso se le suma la promoción de la Escuela de Relaciones Industriales de la Universidad de Carabobo, la creación de la Universidad Tecnológica del Centro (Unitec), del Cuerpo de Bomberos de Valencia y Guacara, de la Maternidad del Sur, entre otros proyectos de carácter social.

Situación actual

De las 6.000 empresas que en 2001 integraban el Parque Industrial de Carabobo, solo 600 laboran en 2020 y a 30% de su capacidad instalada. 5.400 se paralizaron en dos décadas bajo el mismo sistema de gobierno.

“Aquí llegamos a tener las oficinas principales para Latinoamérica de  muchísimas trasnacionales y, a lo largo de estos 20 años, se mudaron a Panamá, Chile, Costa Rica o Colombia. Eso significa que no hay confianza”, consideró el presidente de la CIEC.

Según sus estimaciones, Venezuela podría registrar este año un producto interno bruto similar al de hace 70 años. “Eso se dice con gran dolor y tristeza, porque significa que nos hemos vuelto pobres en todos los niveles de los sectores económicos de Carabobo”, dijo. Y es que el panorama para las empresas se complicó todavía más tras la llegada de la pandemia de COVID-19 al país, causante de la profundización de todas las crisis preexistentes.

“Si queremos ver cómo se encuentra un país, hay que ver cómo se encuentra la industria. Lamentablemente hemos venido cayendo”, expuso el representante gremial. “Nosotros hemos insistido mucho en que tienen que cambiar las condiciones económicas, pero lamentablemente son producto de una ideología que lo que nos hace es un gran daño a la industria”.

Fue enfático al señalar la necesidad de devolverle al país condiciones que generen confianza para que haya inversiones nacionales e internacionales y, de esa forma, las trasnacionales vuelvan a confiar en Venezuela como un país próspero y seguro para sentar sus bases, como en algún momento lo fue.

No todo está perdido

Pero a pesar de las adversidades, gracias al esfuerzo de la CIEC y otras organizaciones gremiales como  Capemiac (Cámara de Pequeños-Medianos Industriales y Artesanos de Carabobo), la industria regional continúa resaltando.

Este año, durante el congreso anual de Conindustria, fueron reconocidas por su positivo desempeño dos empresas del Parque Industrial de Carabobo: Mann Hummel de Venezuela y Embotelladora Venezuela. La primera recibió el galardón de “Empresa Manufacturera de 2019” y la segunda fue premiada como “Pyme 2019”.

“Estamos en línea con Conindustria y Fedecámaras para hacer que las condiciones regresen y así volver a ser esa industria pujante que éramos hace 20 años atrás”, sentenció Hernández.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.