El evento se realizará en Miami. Quiere crear “formas de solidaridad hacia el futuro entre los países que más necesitan ahora y los que más necesiten después”, dijo Carlos Fritzen. Hace 65 años que la red impulsa la educación de calidad como motor de cambio en la región

“Evidentemente, la presencia venezolana también importa”, dijo a Infobae el sacerdote jesuita Carlos Fritzen, coordinador general de la Federación Internacional de Fe y Alegría, sobre la elección de Miami para la reunión anual de esta red de organizaciones dedicada a la educación de los más pobres. Venimos trabajando, en este momento de crisis política, económica y social, en los modos de apoyar a Fe y Alegría Venezuela. Es un proceso difícil. Muchísimos maestros se han ido, tienen que irse; hay muchos niños que no llegan a la escuela; hay hambre.

Es, además, un símbolo fuerte: fue precisamente en Venezuela donde otro sacerdote jesuita, José María Vélaz, comenzó este proyecto que hoy llega a 22 países donde atiende a 1,5 millones de niños, adolescentes y adultos jóvenes. Era 1955 y bajo la la dictadura de Marcos Pérez Jiménez la desigualdad social era extrema. Y hoy la organización volvió a cobrar importancia dada la crisis humanitaria: una pobreza del 51% y una inseguridad alimentaria que afecta al 80% de los hogares.

El objetivo principal del encuentro en Miami, que se realizará el viernes 6 de marzo, es presentar a la fuerte presencia de inmigrantes de los países de la región —por quienes el español es la lengua del 62% de los habitantes de la ciudad— la tarea de la organización. “Queremos dar a conocer más este trabajo que se realiza principalmente en el contexto latinoamericano, conectando a latinos de Florida con sus países de origen, y mostrar también la fotografía de lo que Fe y Alegría está desarrollando en África y comienza a hacer en Europa y Asia”, detalló Fritzen. “No es un evento para recaudar dinero: queremos presentarnos, contar lo que hacemos en específico en cada país, que siempre responde a los contextos diferentes”.

A medida que crecía y se formalizaba a lo largo de sus 65 años, Fe y Alegría comenzó a organizar reuniones internacionales para “intercambiar experiencias, compartir evaluaciones, confrontar la propia identidad después de recorrer distintos caminos”, contó el sacerdote Jesús Orbegozo en su libro De la chispa al incendio. Algunas eran generales, otras tuvieron temas específicos como educación a distancia, acción comunitaria, educación para el trabajo, desescolarización, participación de las familias, actualización de los educadores. El encuentro en Miami se titula Escuelas que cambian el mundo.

Leer nota completa aquí La Patilla




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.