(Foto archivo)
COMPARTE

@LABC7 | [email protected]

Delia Peña pensó que su vejez sería tranquila. Que disfrutaría en su residencia en el Trigal, en Valencia. Pero no es posible. “Con este desastre de Gobierno no puedo”.  En su casa no hay agua para que la abuela pueda cumplir con sus necesidades básicas. Este jueves en la Gran Valencia la restitución del servicio fue intermitente. Las molestias persistían.

El pasado sábado la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro) informó sobre una falla en la estación de bombeo de la red baja, adyacente al embalse Pao-Cachinche. Ese cuerpo de agua es la principal fuente hídrica para Carabobo. Pero el pasado sábado en la madrugada, una falla en el sistema eléctrico hizo que el bombeo de agua hacia la capital carabobeña se paralizara, informó la estatal a través de su cuenta en Twitter.

Cinco días. Esa era la cuenta regresiva. Para el miércoles debía solventarse la falla en la estación de bombeo, según la hidrológica. Los lapsos fueron cumplidos y con un mensaje en la red social se anunció al mediodía del jueves que se habían completado los trabajos. Pero en zonas como El Trigal, La Trigaleña, Santa Rosa y La Isabelica el común denominador fue que la restitución era irregular, dijo el dirigente y coordinador en Valencia de Voluntad Popular, Carlos Graffe.

En zonas del sur, como Flor Amarillo, Bucaral y Santa Inés, para el jueves sí había llegado el agua. La calidad es otra preocupación. Fernando Ortiz se quejó del olor del líquido cuando llega. Es como el de una cloaca. Su color tampoco es tranquilizante. “Lo de la falla en Cachinche es un pretexto. Aquí siempre se va el agua, así no sea día de racionamiento y no se rompan los tubos. Esta situación es demasiado difícil”, dijo el vecino de El Trigal.

Hay quienes le dicen a Ortiz que es preferible que les quiten la electricidad a que les falte el agua. Eso le indigna. No es justo que en un país petrolero los servicios básicos fallen como en Valencia. “Lo más lamentable es que están haciendo que la gente se acostumbre a esta situación”.

Fernando Ortiz. Habitante de la Urb. trigal.
Fotografía: Rafael Freites. Ortiz manifestó que cuando llega agua lo hace con hedor de putrefacción.

A través de Twitter vecinos reportaron que en zonas como La Trigaleña llevan seis días sin agua. En lugares como Portachuelo la espera alcanza ya los 10 días. “¡Gracias a que a ustedes (Hidrocentro) no se les ocurrió invertir en mantenimiento, ladrones!” escribió Francisca Pacheco. En el norte de la ciudad, en Guayabal, los mensajes a la hidrológica eran insistentes para que se repusiera el servicio. La empresa ratificó que, una vez solucionado el problema en la estación de bombeo, la restitución se haría de manera progresiva.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.