Foto referencial

Alrededor de 200 operaciones quirúrgicas fueron hoy suspendidas en Gaza por la acumulación de basuras tras parar ayer los servicios de limpieza de los hospitales por impago a los empleados, mientras Hamás y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se acusan mutuamente de la crisis sanitaria.

Según informó a Efe el portavoz del Ministerio de Salud en Gaza, Ashraf al Qedra, los quirófanos en la Franja están cerrados y la acumulación de suciedad pone en riesgo la vida de 113 recién nacidos.

La ANP cuestiona los datos sobre la situación médica en el enclave, en que 16 clínicas y tres hospitales suspendieron sus servicios habituales la pasada semana debido a la crisis eléctrica, y acusa al movimiento islamista Hamás de exagerar la situación y de no hacer frente a los gastos médicos con los impuestos que recauda.

“Hay una situación horrible. No queda combustible, hay 16 centros y tres hospitales que han apagado sus generadores eléctricos y hay amenaza de cierre de más centros médicos y hospitales. La crisis va creciendo. Las compañías a cargo de la limpieza están de huelga porque no recibieron sus salarios del mes pasado”, señaló el portavoz en entrevista con Efe.

“Nos quedamos sin combustible en medio de una crisis de energía enorme, la basura llena los hospitales y a nadie le importa. Los médicos y enfermeras han decidido no usar los quirófanos y hacer solo las operaciones urgentes y pequeñas”, lamentó.

“Hay una crisis muy grave. Yo no soy político, y la situación tiene que ser resuelta pronto por todas las partes de la división, es su responsabilidad”, añadió.

A pesar de estas declaraciones, Efe pudo confirmar que en el hospital de Jan Yunis, en el sur de la Franja, los quirófanos están en activo, ya que un equipo de doctores españoles de la ONG Médicos del Mundo practica operaciones allí hoy.

“Tenemos una misión médica en estos momentos. Ayer vieron a setenta pacientes y programaron 16 intervenciones, que comenzaron a realizarse hoy”, manifestó a Efe Antonio González, jefe de la misión de la ONG en la región.

“La crisis eléctrica es crónica pero se recrudeció en primavera del año pasado, así que el sistema de salud necesita combustible para los generadores. La comunidad internacional hizo una donación y la ANP también envió, pero durará solo hasta las primeras semanas de marzo. Eso ha obligado a hacer algunos ajustes, cerrar los servicios generales en tres hospitales y mantener únicamente los de urgencia”, explicó.

Hamás alcanzó un pacto de reconciliación el pasado octubre por el que debía devolver el control del enclave -que gobierna de facto desde 2007- a la ANP, pero su aplicación está estancada y la transferencia de poder ha sido muy limitada.

La ANP, por su parte, no ha levantado las sanciones que impuso el año pasado a la franja para forzar la devolución de su control, que incluye la reducción en los envíos de energía (combustible y electricidad) y la reducción o suspensión de pagos a funcionarios.

Hamás exige que el presidente palestino, Mahmud Abás, levante las sanciones, mientras la ANP demanda por su parte que se complete la entrega de poder, y ambos se culpan de la mala situación de los servicios médicos, que se deteriora día a día.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.