El exmandatario y líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, se dijo "desconcertado" por la decisión de Mario Draghi. Foto: Cortesía Reuters/Archivo

Italia se encamina hacia una atípica campaña electoral veraniega y los partidos empiezan a perfilar ya sus estrategias para atraer a los ciudadanos en plena época de sol y playa, tras la decisión de adelantar las elecciones generales al 25 de septiembre por la dimisión del Gobierno de Mario Draghi, que permanece en funciones.

Los comicios llegan en un momento delicado, cuando los italianos afrontan una inflación histórica, con un aumento enorme de los precios de la energía, y aún conmocionados por la caída de Draghi, cuya continuidad habían pedido todos los sectores de la sociedad civil al considerar clave su prestigio internacional en la actual tesitura.

La conservadora Forza Italia (FI) de Silvio Berlusconi, la ultraderechista Liga de Matteo Salvini y el populista Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Giuseppe Conte hicieron saltar por los aires el Ejecutivo de Draghi, cuyo más férreo defensor fue el progresista Partido Demócrata (PD) de Enrico Letta, mientras la única oposición, los ultras Hermanos de Italia (FdI) de Giorgia Meloni, lograban las urnas que llevaban meses exigiendo.

Empieza la (pre) campaña

En nuestro programa está el aumento de las pensiones, de todas nuestras pensiones, a por lo menos mil euros mensuales por 13 mensualidades”, dijo hoy Berlusconi, al esbozar los puntos fundamentales de su programa: “menos impuestos, burocracia, juicios, más seguridad”.

También Salvini se mostró “listo para la campaña” y poco después de que Mattarella convocase los comicios se postulaba como próximo ministro del Interior, cargo que ya ocupó cuando la Liga gobernó con el M5S (2018-2019).

“Volver a defender las fronteras italianas tras los repetidos fracasos de (la ministra saliente de Interior, Luciana) Lamorgese: así lo hará el próximo ministro del Interior. ¿Que opinan, amigos?”, escribió Salvini, que se ve ya en el Ejecutivo pues los sondeos dan como vencedora indiscutible, con más de un 45 % de intención de voto, a la coalición de derechas formada por FdI, Liga y FI, según los últimos sondeos.

Meloni, que sola en la oposición ha sabido capitalizar el descontento social, es la gran artífice de ese triunfo casi un 23% de apoyos, mientras que la Liga suma 14% y FI, un 8%, lo que la coloca como la gran favorita para ser la próxima primera ministra e imponer su programa ultraderechista, algo que ya provoca fricciones entre los socios.

“No hay un rostro de centro-derecha, lo veremos cuando vayamos a votar”, dijo el “número dos” de Berlusconi, Antonio Tajani, antes de añadir que la coalición “tendrá un programa político en el que será fundamental la opción europeista y atlantista” con EEUU como “principal interlocutor”.

Alianza en el aire

Las elecciones en Italia, que no se celebraban en otoño desde 1919, suelen traer consigo una larga lista de alianzas, una opción que da ventaja por el sistema electoral y que en esta ocasión trae de cabeza al PD de Letta.

El ex primer ministro, cuyo partido es el segundo con mayor intención de voto tras los ultras de Meloni, con un 22 %, aspiraba a repetir los buenos resultados que había obtenido con el M5S de Conte en las últimas citas electorales gracias a una gran alianza bautizada como “campo largo”.

A partir de ahora, esa alianza solo tendrá sentido “con el resto de fuerzas políticas que han estado prestando atención al país en las últimas semanas”, dijo Letta en referencia a quienes apoyaron a Draghi, como el nuevo partido Acción, de Carlo Calenda, al que las encuestan dan buenos resultados.

A ella podrían unirse la Italia Viva de Matteo Renzi y la escisión del M5S que lideró el ministro de Exteriores, Luigi di Maio, llevándose con él unos 60 parlamentarios.

“Más allá de los nombres, lo que está surgiendo es un espacio de unidad nacional que ciertamente se opone a Conte y Salvini, pero también a una derecha que ha apostado por derribar este Gobierno”, afirmó hoy Di Maio, convencido de que “los italianos presentarán una fuerte factura a M5S y al líder de la Liga”.

Ejecutivo en funciones

Mientras tanto, Draghi y su Gobierno siguen al frente del país en funciones, para ocuparse de las cuestiones de “ordinaria administración” y “asuntos urgentes”.

Hoy el todavía primer ministro informó a su gabinete de que “sigue comprometido con la aplicación legislativa, reglamentaria y administrativa” del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR), dotado de 221 mil 500 millones de euros, de los que 191 mil 500 millones procederán de la Unión Europea.

Las elecciones como mínimo ralentizarán las 55 reformas que quedan por implementar este año a cambio de 19 mil millones.

También está en el aire la aprobación de un decreto con ayudas millonarias para paliar los efectos de la inflación en familias y empresas que debía aprobarse este mes, mientras que la crisis ha “congelado” la futura Ley de Presupuestos de 2023, cuyo primer borrador debe llegar a Bruselas antes del 15 de octubre, y que Draghi ya había empezado a negociar con la patronal y los sindicatos.

Draghi eligió el camino de las elecciones

El exmandatario y líder de Forza Italia, Silvio Berlusconi, se dijo “desconcertado” por la decisión de Mario Draghi y aseguró que fue el economista quien decidió al final “el camino de las elecciones” al no aceptar la propuesta de un nuevo Ejecutivo sin el Movimiento 5 Estrellas (M5S).

“Se pidió un pacto de Gobierno, pero Draghi ha elegido el camino de la votación”, dijo Berlusconi en una entrevista publicada hoy en el diario de su propiedad “Il Giornale” y en la que explica que se instó a “rehacer un pacto de gobierno, bajo el liderazgo de Draghi, sobre una base nueva, coherente y solidaria”.

“Pero el primer ministro eligió otro camino, el que lleva a las elecciones. Por qué lo hizo, es una pregunta que se le debe hacer. Nosotros estábamos muy dispuestos a seguir apoyándolo, y también a pagar un precio por ello en términos de apoyos”, agregó.

“No hemos negado la confianza del gobierno. No esperaba que terminara así “, reiteró Berlusconi.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.