Foto: Referencial.

El lanzador venezolano, Jairo Díaz, está teniendo una temporada decente en las Grandes Ligas y en los últimos compromisos se ha ganado la confianza de su mánager, Bud Black, en conjunto con el puesto de cerrador de los Rockies de Colorado, luego de las tambaleantes salidas de Wade Davis y la lesión de Scott Oberg.

Díaz, ha sido el encargado de colocar el candado en los últimos cuatro choques con opciones de salvar con el equipo, en todas obtuvo el rescate, para llegar a la misma cantidad de juegos salvados en lo que va de 2019.

“Es una gran sensación”, comentó Díaz a MLB. “Cuando me cambiaron aquí en el 2015, se suponía que sería el cerrador del futuro. Y sé que llegué a ese puesto ahora porque Wade y Obie salieron; eso fue lo que sucedió. Para mí, ésa fue una excelente oportunidad”.

El nativo de Puerto la Cruz, se ha visto dominante en sus últimas nueve presentaciones, al no permitir anotaciones limpias, tan solo recibió ocho imparables, recetó a nueve contrarios y otorgó solo dos pasaportes en 9.2 entradas de labor, además consiguió sus cuatro rescates en la misma cantidad de oportunidades.

Díaz se sube al montículo “Con Calma”

La mayoría de los cerrojos inician su carrera desde el bullpen al montículo con una canción de fondo que le transmita miedo a los rivales. Pero el derecho de 28 años de edad, hace su entrada de una manera diferente, al salir con el tema “Con Calma” del puertorriqueño Daddy Yankee, Snow y Katy Perry.

Díaz, se ha tomado en serio de llevar la vida con un ritmo alegre. El pasado lunes inició el noveno, sin chance de rescate, ante los Mets de Nueva York con seis lanzamientos en zona mala consecutivos, además del pasaporte, recibió un imparable, a pesar de eso, la melodía alegre continuaba sonando Coors Field.

Con mucha tranquilidad, el diestro pudo salir de apuros, recetó a uno y no concedió carreras en la victoria de su equipo 9 a 4. “Estoy agradecido de que esta organización me haya dado una segunda oportunidad”, declaró Díaz. “Le agradezco a Dios. Estoy muy agradecido con Dios”.

El criollo transitó por varios obstáculos

Con varios obstáculos en el camino se encontró Díaz en su carrera, al perderse la temporada completa en el año 2016 tras ser someterse a la cirugía Tommy John en el codo derecho. Para 2017, tras su regreso, a su esposa, Dubraska “Duby” Díaz se le diagnosticó un cáncer en el estómago que terminó con su vida el 22 de octubre de ese año.

Este 2019, el criollo lo inició en Triple-A Alburquerque, y dejó en 16 presentaciones una excelente efectividad de 0.45. Recibió el llamado a Grandes Ligas el 22 de mayo y desde entonces ha salido sin anotaciones recibidas en 32 de las 52 oportunidades que se ha subido al montículo.

El anzoatiguense, en lo que va de año, ha permitido 51 imparables, 31 carreras, 26 de ellas limpias y ha recetado a 60 contrarios para un promedio de rayitas limpias de 4.50 en 52.0 innings repartidos en 52 apariciones. Posee récord de cinco triunfos, cuatro caídas y cuatro rescates.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.