(Cortesía)

Justicia peruana analiza este domingo el pedido de detención preventiva contra el destituido juez de la Corte Suprema César Hinostroza, acusado de corrupción, dos semanas después de que escapara del país y viajara a España, donde fue capturado hace dos días, informó el poder judicial.

El destituido juez Hinostroza está recluido desde el viernes en la prisión de Soto del Real, 50 km al norte de Madrid, en espera de que se resuelva su proceso de extradición a Perú, dijo una fuente del servicio penitenciario español a la AFP.

El Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria peruano escucha al fiscal y al abogado de Hinostroza para dictaminar este domingo si procede la prisión preventiva de 36 meses para el exmagistrado por ser presunto cabecilla de una organización criminal.

El exjuez está acusado de “patrocinio ilegal, tráfico de influencias, negociación incompatible y (ser miembro de una) organización criminal”, dijo en la audiencia el fiscal Jesús Fernández Alarcón.

Añadió que la “organización criminal” estaba dirigida por Hinostroza con el fin de “cometer delitos” y designar magistrados “amigos” para “conseguir prebendas, beneficios económicos”.

La fiscalía afirma que esa organización estaba integrada por jueces, empresarios y funcionarios judiciales y se la acusa, entre otros cargos, de vender sentencias y favores.

Miedo al presidente del Poder Judicial

Por su parte william Paco Castillo, abogado del exjuez, aseguró que “Hinostroza no se ha fugado, no ha huido, ya que no tenía orden de detención” en el momento de salir del país.

Pero Hinostroza “tenía orden de impedimento de salida”, respondió el juez del tribunal, ante lo cual el abogado dijo que su defendido se fue porque “le tiene miedo al presidente del Poder Judicial, Víctor Prado”.

“Prado se refiere a Hinostroza como un delincuente; él es que va designar la sala que va juzgar a mi defendido, entonces huyó porque tiene miedo que lo encarcelen y no ser objeto de un juicio imparcial y justo”, añadió el abogado defensor.

Las maniobras de Hinostroza quedaron al descubierto por la difusión en la prensa de audios de comprometedoras conversaciones telefónicas entre jueces en julio de este año.

El Congreso peruano lo destituyó e inhabilitó por 10 años para ejercer cargos públicos el 4 de octubre. Tenía prohibición de salir del país desde julio, pero escapó antes de que se le abriera un proceso judicial.

Detenido en España

Al ser detenido en España, Hinostroza, de 62 años, alegó ante el juez José de la Mata de la Audiencia Nacional española, tribunal que se ocupa de las extradiciones, “que es objeto de persecución política en el Perú”.

De acuerdo al tratado de extradición entre Perú y España de 1994, Hinostroza puede estar en prisión provisional hasta 60 días, plazo que tiene Lima para formalizar el proceso para su repatriación.

Prado, presidente del Poder Judicial de Perú, dijo a El Comercio que “una extradición como la de Hinostroza tomaría dos años, porque es un procedimiento engorroso”.

En uno de los audios difundidos se escucha a Hinostroza ofrecer una rebaja de la pena o absolver a un condenado por violar a una niña. En otro pide supuestamente que le regalen entradas para partidos de Perú en el Mundial de Rusia-2018.

La fuga de Hinostroza provocó la renuncia del ministro del Interior, Mauro Medina.

El escándalo también salpicó al fiscal general, Pedro Gonzalo Chávarry, y al presidente de la Federación Peruana de Fútbol, Edwin Oviedo, tras ser difundidos audios que develaron sus estrechos lazos con Hinostroza. AFP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.