Ante la encendida discusión que tenemos en Venezuela sobre el perdón a los autores de esta tragedia que ya va por los 20 años revisemos situaciones similares en nuestra región como por ejemplo en Argentina donde después de 7 años de una feroz dictadura que dejó un saldo estimado en 30.000 víctimas por persecución política, asesinatos, desapariciones forzadas, robos de niños y torturas, en resumen sistemáticas violaciones a los derechos humanos que calificaron como crímenes de lesa humanidad, se emitieron leyes para perdonar a los victimarios, todo en aras de la paz.

SE DICTÓ PERDON A AUTORES DE CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD

En Argentina se produjo un golpe de Estado en 1976 y la elite militar se mantuvo en el poder durante siete años que fueron de terror, se ejecutaron masivas violaciones a derechos humanos con desapariciones, torturas y crímenes de todo tipo y cuyas víctimas se han estimado en cuando menos 30 mil personas. Este horror fue liderado por unas Juntas de Comandantes Generales de las Fuerzas Armadas donde se coaligaron ejército, marina y aviación que se turnaron en el poder hasta el año 1983.

La derrota ante Inglaterra en la Guerra de Malvinas llevó a los militares a devolver el poder a los civiles mediante elecciones donde se declaró vencedor a Raúl Alfonsín del partido Unión Cívica Radical. Se adelantaron entonces procesos judiciales contra los miembros de dichas Juntas y se dictaron algunas condenas, pero no todas las que se esperaban, ni todo lo fuerte que se quería, y para colmo, en 1990 el presidente promovió unas leyes que dieron por concluidas las sanciones a dichos militares golpistas, leyes denominadas “Punto Final” y “Obediencia debida”.

En el año 2003, bajo una inmensa presión social el Congreso revisó aquellas leyes y las calificó de propiciadoras de la impunidad por lo que procedió a derogarlas. Entonces se reabrieron las causas antes cerradas y de seguidas se declararon inconstitucionales los indultos decretados dando paso al histórico proceso judicial denominado “Juicio a las Juntas” cuya actividad se centró en el fiscal Julio Cesar Strassera quien llevó a la condena de los jefes militares a cadena perpetua como autores de crímenes de lesa humanidad.

 

SIMILITUDES CON EL CASO VENEZOLANO

Llevamos 20 años de dictadura simulando ser democracia. Dictadura que además de violaciones sistemáticas contra los derechos humanos de miles de personas, ha destruido al país llevando a millones a un miserable estado de mendicidad que horroriza al mundo que además presencia la asquerosa orgía de robos y del sistemático saqueo de los dineros públicos en un caso sin precedentes en ninguna otra parte. Esta dictadura ya agoniza, pero sin embargo está en capacidad de profundizar la tragedia para mantenerse a sangre y fuego gracias a una camarilla militar corrupta y sanguinaria. Lo que se trata es de ahorrarnos mas tragedia, mas muertes, mas derramamiento de sangre, por eso se les ofrece amnistía, se les ofrece perdón, se les ofrece asilo. Algunos se han acogido y es posible que otros lo hagan casi en la raya final, pero de una cosa estoy seguro, no habrá impunidad así lo digan mil leyes.

NO HABRÁ IMPUNIDAD

Así digan lo que digan, así hagan lo que hagan, habrá actuaciones que no se pueden perdonar, crímenes que no lavará ley alguna. Hay personajes y hechos que no tendrán perdón válido y que así se los den, el clamor de justicia lo superará.

JUSTICIA TRANSICIONAL PARA VENEZUELA, LA REVISIÓN JUDICIAL DEL PASADO

Modernamente se ha venido desarrollando el tema de justicia transicional usualmente referido precisamente al paso de regímenes dictatoriales a sistemas democráticos y se ubica en los requerimientos para la activación de un conjunto de medidas dirigido a hacer justicia sobre los desmanes que se hayan ocasionado, de modo que justo castigo proporcional a los delitos y reparación moral y material a las víctimas será lo que se imponga.

La modalidad de justicia transicional necesita adaptarse a situaciones diferentes a los de los tiempos de normalidad institucional, deben hacerse excepciones a principios que forman parte de los dogmas del derecho como por ejemplo el referido a la necesidad de juzgar conforme a ley previa a los hechos, sobre todo porque en los desmanes del terrorismo y en las actuaciones dictatoriales, se ejecutan hechos impensables, horribles violaciones no previstas en ley alguna pero que no por ello puedan dejarse impunes ni beneficiarles con castigos no equivalentes por no estar codificados.

Es lo que en Venezuela deberemos implementar. Por ejemplo, el saqueo de los dineros públicos que viene ejecutándose en estos veinte años no puede tratarse como simple peculado, a eso habrá que darle un tratamiento de genocidio porque han generado tal tragedia que va mas allá del delito de robo, o de peculado pues enmarcan perfectamente en los supuestos de hecho de los delitos contra la humanidad y por tanto son imprescriptibles e imperdonables.

La presión social será el remedio contra la impunidad así se pretenda por vía de leyes de amnistía. De manera que resulta inútil ahora ponernos a pelear por eso, a dividirnos por eso. La presión social por justicia proporcional llegará hasta el nuevo poder legislativo y el nuevo poder judicial.

Ahora es ahora y mañana será mañana…

 @carlosramirezl3




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.