El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (Foto EFE)
COMPARTE

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, calificó este domingo de “vergüenza” y “traición al Perú” la presunta coima de 20 millones de dólares que el expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) recibió de la empresa brasileña Odebrecht, según la confesión de su exdirector en el país.

El jefe de Estado declaró estar “muy dolido por estas noticias del expresidente Toledo, es una traición al pueblo peruano y es una traición a sus colegas que se esforzaron tanto en hacer un buen gobierno”, en entrevista a W Radio de Colombia.

El propio Kuczynski fue primer ministro y titular de Economía durante la gestión de Toledo, al igual que varios de los actuales ministros en el gobierno.

“Realmente yo creo que es muy lamentable esto, él debe ponerse a derecho y regresar al Perú y contestar lo que le va a preguntar la Fiscalía”, añadió el mandatario, dado que el expresidente está en Francia desde fines de enero con su esposa Eliane Karp.

Kuczynski aclaró que si hubiera “percibido cualquier cosa (ilegal) no hubiéramos estado en el gobierno” de Toledo, al desechar que haya tenido conocimiento del pago de sobornos por la construcción de varios tramos de la carretera Interoceánica.

El jefe de Estado añadió que los presuntos sobornos se negociaron en Río de Janeiro, tal como informa hoy la prensa local, y que él no estuvo presente en esas citas, porque “si hubiéramos sabido de esas reuniones, hubiera renunciado de inmediato”.

Kuczynski dijo que en su gobierno no hay nadie que haya tenido que ver con los sobornos de Odebrecht y que se está organizando una nueva licitación para concluir el Gasoducto del Sur, que estuvo a cargo de la compañía hasta la revelación del escándalo de corrupción en Perú.

El mandatario remarcó que el gobierno está dando fondos a la Fiscalía para que avance en las investigaciones por el caso Odebrecht y que los colaboradores eficaces, como lo es el exdirector de la empresa en Perú Jorge Barata, “revelan cosas a cambio de recibir una pena menor”.

Barata declaró al fiscal peruano Hamilton Castro que el intermediario de Toledo en el caso de las coimas fue su exjefe de seguridad Avi Dan On y que inicialmente pidió 35 millones de dólares para obtener la licitación para la construcción de los tramos 2 y 3 de la Interoceánica, según un documento judicial difundido por la prensa local.

El exdirectivo detalló que Toledo participó en una reunión, en noviembre de 2004 en un hotel de Río de Janeiro, en la que se estableció que la coima sería depositada en tramos, entre 2006 y 2010, en cuentas de su amigo Josef Maiman en el extranjero.

El soborno se redujo a 20 millones de dólares porque el entonces gobierno incumplió con modificar las bases del concurso de licitación que, igualmente, fue ganado por Odebrecht y otros socios en 2005.

El fiscal Castro dirigió este sábado un allanamiento en la casa de Toledo en Lima para recopilar información relevante para la investigación y se estima que en las próximas horas solicitará la detención del exmandatario por los presuntos delitos de cohecho y lavado de activos.

En Perú, Odebrecht pagó 29 millones de dólares en sobornos a funcionarios entre 2005 y 2014, años que comprenden los Gobiernos de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016), según se desprende de un acuerdo firmado por la compañía con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El exministro de Justicia en la gestión de Toledo, Fernando Olivera, declaró hoy a RPP Noticias que el exmandatario “no tiene perdón de Dios y debe aplicarse todo el peso de la ley”.

Olivera agregó que estaba “indignado, furioso, al tomar conocimiento de cómo Alejandro Toledo, que llegó a la presidencia luchando contra la corrupción y el nombre de la democracia, ha terminado ejecutando actos gravísimos, deshonrando al Perú”.

Toledo dirigió una marcha nacional contra el expresidente Alberto Fujimori en el 2000, tras conocerse el escándalo de corrupción que finalmente lo sacó de la presidencia, y ganó las elecciones convocadas en 2001 por el presidente transitorio Valentín Paniagua.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.