Mohsen Fakhrizadeh fue atacado en su automóvil con explosivos y disparos, según reportes de las agencias estatales iraníes. (Cortesía)
Con la muerte del científico iraní Mohsen Fajrizadeh, ya son cinco los expertos nucleares que han sido asesinados en una década en Irán, tras la serie de magnicidios registrados entre 2010 y 2012.

Las autoridades iraníes han responsabilizado de todos los asesinatos, incluido el de Fajrizadeh la víspera, a sus grandes enemigos Israel y Estados Unidos, que por ahora han guardado silencio sobre el último caso.

La inteligencia iraní detuvo a decenas de personas supuestamente implicadas en los cuatro primeros asesinatos, a las que acusó de colaborar con el servicio secreto exterior israelí Mosad y con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE. UU. Uno de los condenados, Mayid Jamali Fashi, fue ahorcado.

A continuación, presentamos un resumen de los cinco asesinatos de científicos iraníes, conocidos como “mártires nucleares” en el país persa:

1. MASUD ALÍ MOHAMADÍ

Fue el primer científico nuclear asesinado. Murió el 12 de enero de 2010, a los 50 años, en el norte de Teherán, mediante la explosión de una bomba detonada por control remoto y colocada en una motocicleta aparcada frente a la puerta de su casa.

Nacido en 1959 en Teherán, Mohamadí fue el primero en obtener un doctorado de física en Irán y estaba especializado en partículas elementales y cosmología. Ejerció como profesor de física en Universidad de Tehrán.

2.MAYID SHAHRIARÍ

Científico y profesor de física nuclear en la importante Universidad Shahid Beheshtí de Teherán, fue asesinado en noviembre de 2010, unos días antes de cumplir los 44 años.

Este doctor en ingeniería nuclear y miembro de la Asociación Nuclear de Irán murió como consecuencia de la explosión de una bomba colocada en su vehículo por una motocicleta en la autopista Artesh de la capital. Su mujer y el conductor del coche lograron salvarse.

Ese mismo día, también hubo un intento de asesinato frente a la Universidad Shahid Beheshtí contra otro científico, Fereydun Abasí, quien sobrevivió al ataque.

3. DARIUSH REZAINEYAD

Fue acribillado a disparos el 23 de julio de 2011, cuando estaba en su coche junto a su esposa y su hija frente a su casa en Teherán. De las cinco balas disparadas, una alcanzó su cuello y otra, su mano.

Rezaineyad era estudiante de doctorado de electricidad y colaboraba con el Ministerio de Defensa de Irán. A la edad de 34 años, fue vicepresidente de la Organización de la Energía Atómica de Irán y su principal especialidad era estudiar el sistema de explosión en ojivas nucleares.

4. MOSTAFA AHMADÍ ROSHAN

Falleció en enero de 2012 en la plaza Ketabí de Teherán en un ataque similar al perpetrado contra Shahriarí. Las autoridades persas responsabilizaron tanto a Israel como a la organización opositora Muyahidin al Jalq, a la que vincularon también con algún otro de los asesinatos.

Estudió ingeniería de polímeros en la Universidad Sharif de Teherán y, en el año 2002, participó en un proyecto de fabricación de membranas poliméricas para separación de gases, que se realizaba por primera vez en el país.

Aunque murió muy joven, a los 32 años, pertenecía ya a la élite científica y universitaria del país y ostentaba un cargo de responsabilidad en la instalación nuclear de Natanz.

5. MOHSEN FAJRIZADEH

La última víctima. Fue asesinado ayer, 27 de noviembre de 2020, en una emboscada a las afueras de Teherán. Hombres armados abrieron fuego contra el vehículo del científico y al menos explotaron otro coche.

Fajrizadeh, que tenía un doctorado en física nuclear, era en la actualidad el jefe de la Organización de Investigación e Innovación del Ministerio de Defensa y, según las autoridades iraníes, en los últimos meses obtuvo buenos logros en el desarrollo de pruebas de diagnóstico de la covid-19.

Sin embargo, para los servicios secretos occidentales e Israel dirigió en el pasado el programa secreto iraní para desarrollar armas nucleares, sospechas que comparte la ONU, que lo incluyó como sancionado en una resolución de 2007. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.