Francisco Henry Mejía, presidente de Profacol y vicepresidente saliente de Asoproinfu (Foto: Richard Tineo)

La realidad en el sector funerario de Venezuela es crítica. La obtención de la materia prima para la elaboración de cofres es difícil, el aumento casi semanal de elementos que contemplan un servicio funerario hace que estos sean más costosos, expresó Francisco Henry Mejía, exvicepresidente de la Asociación de Profesionales de la Industria Funeraria (Asoproinfu).

Mejía indicó que en cuanto a la fabricación de urnas, presentan una disminución por la proliferación de empresas artesanales que fabrican ataúdes sin calidad y sin la seguridad que el cadáver debe tener durante la velación.

El presidente de Profacol comentó que desde hace dos años la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” (Sidor) presenta unas irregularidades en la fabricación de laminas de hierro para que las fábricas de urnas puedan realizar un buen trabajo, por lo que muchas de ellas han apostado a la importación de la materia prima o la elaboración de ataúd compuestos (urnas de MDF).

“Actualmente no se usan ataúdes de madera, sino los llamados compuestos que son de tablero de fibra de densidad media (MDF)”, detalló Mejía, al mismo tiempo hizo énfasis en que el ataúd totalmente de madera tiene un precio de alrededor de 2 millones 500 mil en las fábricas, y no es rentable para las funerarias adquirirlo.

El precio de los ataúdes de madera cambia al llegar a las funerarias, por representar el 30% del servicio funerario, y este pudiese costar 4 millones de bolívares aproximadamente.

PREVISIONES FUNERARIAS

El empresario indicó que es fundamental y necesario la previsión funeraria. A su juicio, este representa el pulmón que sostiene el sector funerario; para ello es importante que el ciudadano común sepa sobre esto ante la pérdida de un familiar.

Mejía explicó que estas previsiones tienen una modalidad diferente con cada empresa que desea trabajar con conjunto.

Sobre el caso de los seguros llamados “maletín”, comentó que estos no pertenecen al gremio funerario y se dedican solo a perjudicar a los familiares que han perdido a un familiar y necesitan ser tratados con respeto, profesionalismo y humanidad. Esta situación ha dejado mal visto a los profesionales de la industria funeraria.

SERVICIOS FUNERARIOS

Los servicios funerarios deben tomar en cuenta la realidad económica de Venezuela, expresó el empresario. Esto debe incluir además la calidad humana, el sentido común hacia el trato de las personas que han sido afectadas por la pérdida de un ser querido, tener dignidad para la preparación del cadáver (tanatopraxis) y para los servicios conexos como la cafetería y el patrón de descanso.

A su parecer, todo esto debe estar ligado a lo que es la economía del país, y no puede existir precios exabruptos para los servicios funerarios. Indicó, que además de esto hay tomar en cuenta las diferentes zonas adyacentes a la funeraria, bien sea rurales o urbanas y el nivel económico de los afectados.

De acuerdo a Mejía todas estos aspectos deben cumplirse en las funerarias, pero a ciencia cierta no se cumplen en la mayoría de ellas, precisamente por la situación económica del país. “Lo que sí es cierto es que las funerarias deben adaptarse a las exigencias del cliente”, dijo.

Los precios de un servicio funerario varían de acuerdo a la obtención del ataúd en las fábricas. Un millón 500 mil, es lo que pudiese costar en zonas rurales y en las zonas urbanas alrededor de 2 millones 500 mil bolívares por incluir el servicio de capilla.

FUNERARIAS MUNICIPALES

No existen como tal las funerarias municipales, expresó Mejía, de acuerdo a sus declaraciones, eso es algo que se maneja con el Gobierno de cada estado o las alcaldías en lo que respecta la responsabilidad social.

ZAMUROS FUNERARIOS

El empresario indicó que en los hospitales están los llamados zamuros (gestores funerarios) que se encargan de engañar a los familiares con servicios funerarios que exceden lo estipulado por cada empresa para buscar el beneficio propio de pedir a cambio el 30% de ganancia por haber conseguido un cuerpo.

Mejía pidió a las autoridades competentes y a los directores de los hospitales a que estén pendientes de estos gestores de funerarios porque esto ha generado críticas al sector funerario.

A las familias, el presidente de Profacol las exhortó a conocer las empresas serias y prestigiosas de la región y no dejarse llevar por lo que están presentes en el hospital.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.