(Foto AFP)
COMPARTE

La oposición venezolana intentó por cuarta vez en la última semana, marchar hacia la Defensoría del Pueblo en el oeste Caracas, pero su acceso fue impedido de nuevo por la fuerza pública, que usó agua, perdigones de goma y gas lacrimógeno para dispersar la manifestación.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aseguró que cientos de personas se movilizaron también en una docena de ciudades del interior del país caribeño para respaldar las gestiones que inició esta semana el Parlamento contra el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

En Caracas, miles de antichavistas se congregaron en el este de la capital venezolana para seguir presionando al defensor del pueblo, Tarek William Saab -que preside el Poder Ciudadano- para que apoye el proceso con el que el Legislativo espera remover a siete magistrados de la Sala Constitucional, a quienes la MUD acusa de haber dado un “golpe de Estado”.

Según la Constitución venezolana, una mayoría de dos tercios del Parlamento puede destituir a los magistrados del Supremo si previamente el Poder Ciudadano califica su actuación como “falta grave”.

Una vez que los manifestantes se habían congregado en la avenida Francisco de Miranda, la principal del este de Caracas, el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles -a quien la Contraloría de Venezuela inhabilitó el viernes por 15 años para el ejercicio de funciones públicas- pidió a los congregados marchar hacia la Defensoría, ubicada en el municipio Libertador, un territorio negado a acoger protestas opositoras.

Tras ello, miles de personas caminaron hasta los accesos de ese municipio capitalino -sede de los poderes públicos- pero fueron disuadidas de continuar por decenas de agentes de la Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) tras lo que se generaron enfrentamientos durante unas dos horas.

El alcalde del municipio capitalino Chacao, el opositor Ramón Muchacho, dijo a los periodistas que los enfrentamientos entre manifestantes y policías dejaron al menos 17 personas heridas, entre ellas dos con señales de asfixia y cuatro que resultaron lesionadas con piedras o por impacto directo de bombas lacrimógenas.

Una vez dispersado el grueso de la manifestación, se originaron focos de protesta en el este de la capital venezolana, principalmente por parte de encapuchados que cerraron algunas vías usando basura y prendiendo fuego a llantas y otros objetos inflamables.

Un grupo de encapuchados atacó la Dirección Ejecutiva de la Magistratura, una sede del Poder Judicial ubicada en Chacao, donde “quemaron mobiliario, quebraron vidrios y reja de entrada”, según indicó el organismo a través de la red social Twitter.

Este hecho fue inmediatamente repudiado por los dirigentes opositores que se desmarcaron de tales “actos vandálicos”.

Capriles aseguró en un mensaje de Twitter que había sido atacado “con bombas” cuando se encontraba dentro de la sede de su partido, Primero Justicia (PJ), luego de participar en la movilización.

Casi de forma inmediata el alcalde del municipio caraqueño Baruta, el opositor Gerardo Blyde, indicó que nadie resultó herido, pese al incendio que afectó a la sede del partido, y que el fuego había sido controlado.

Posteriormente, Blyde precisó en un mensaje también de Twitter que el incendio se había debido a una “bomba lacrimógena”.

Por otra parte, el alcalde del municipio Libertador, el chavista Jorge Rodríguez, aseguró que la oposición intentó movilizar su manifestación hacia su jurisdicción sin solicitar “ningún permiso” a la alcaldía que él dirige o al Ministerio de Interior del país.

Asimismo, criticó que Capriles haya instado a los opositores a marchar hacia la Defensoría del Pueblo.

“Ellos querían venirse, no para la Defensoría del Pueblo, querían venirse para acá para agredir con palos y con piedras al pueblo de Caracas”, afirmó desde una actividad cultural y deportiva en la avenida Bolívar, del centro de la capital venezolana.

Efe constató que cuerpos de seguridad del Estado realizaron chequeos en las vías de acceso a la capital venezolana durante el día.

El estatal Metro de Caracas, por su parte, indicó a través de Twitter que había ordenado el cierre de 17 estaciones, así como la suspensión de 19 rutas terrestres “en resguardo de usuarios, personal y unidades”.

Estas acciones fueron vistas por la MUD como una estrategia del Gobierno para impedir la protesta de este sábado contra el Supremo.

La alianza opositora informó a última hora del día que las manifestaciones de Caracas y las registradas en los estados de Zulia, Aragua y Carabobo dejaron hoy más de 40 detenidos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.