COMPARTE

Es posible que el titulo de mi artículo de hoy  cause cierta molestia en los tantos y obsecados simpatizantes del Che Guevara. Lo he escrito en cierta forma para tratar de compensar el impacto causado por una “historieta” sobre el Che Guevara publicada en estos días por la casa editora EINAUDI, exaltando las cualidades humanas (?) del Che el cual se convirtió en un mito de la revolución porque tuvo la suerte de morirse joven y en forma tan trágica. Si se hubiera muerto viejo y en su cama, probablemente nadie se acordaría de el. Y así, el autor de la “historieta”, documentada por una serie de dibujos ilustrativos, nos presenta un Che  Guevara “buen revolucionario” que efrenta a los criminales y reaccionarios agentes del imperialismo americano, torturadores y justicieros del pueblo cubano. Por último, el autor de la “historieta”, Spain Rodríguez, después de una brillante exaltación de Chávez, según el heredero ideológico del Che, afirma que estos héroes revolucionarios han abierto el corazón de América Latina y que los  escuadrones  de la muerte de la oligarquía nunca más podrán cerrarlo!

Sin embargo, analizando con serenidad y después de 50 años de su muerte, el curriculum del Che, me cuesta encontrarle elementos que puedan , en cierta forma, justificar la fama que ha adquirido porqué, después de haber contribuido al éxito de la revolución cubana  -éxito completamente circunstancial e irrepetible – cuando ha intentado exportar esa misma revolución en otros lugares aplicando la misma técnica utilizada en la Sierra Maestra, ha rotundamente fracasado.  Y eso se debe fundamentalmente al hecho de que, mientras el movimiento guerrillero castrista estaba disfrazado con una máscara de falsa democracia haciéndole creer al mundo entero, que estaba luchando para restablecer un régimen de libertad, en los otros países  en los cuales se ha tratado de exportar esa revolución, incluyendo la misma Bolivia, última etapa de la martoriada  vida del Che Guevara, ese disfraz ya no ha sido posible. Con eso queda demostrado que, sin la careta de esa “falsa democracia”, es imposible hacer revoluciones, es imposible tratar de imponer ideologías utópicas como el social-comunismo, es imposible predicar una sociedad nueva donde no haya diferencias de clases.

Ahora bien, con respecto a esos sentimientos de odio y de violencia, desde siempre esencia del comportamiento del Che Guevara,  quiero reportar algunas frases  suyas, publicadas el 16 de abril del 1967, pocas semanas antes de su muerte en la revista “Tricontinental”, bajo el título “Crear dos, tres, muchos Vietnam”, y que representan una síntesis de su testamento político. Transcribo textualmente: – Amo el odio. Hay que fomentar el odio y la intolerancia entre los hombres, porque eso los convierte en una fría, violenta y eficaz máquina para matar. Y a continuación sigue: – La revolución cubana tendrá la tarea de favorecer la creación de dos, tres o más Vietnam en nuestra América con la finalidad de exterminar, a través de la lucha armada y de la revolución socialista, el imperialismo yankee.- “Odio y violencia” entonces, contra los que no están de acuerdo con la revolución! Ese era el Che Guevara, símbolo de los pacifistas y de los que detestan la violencia. Desconfien entonces de esa gente que anda por las calles con una camiseta con la efigie del Che Guevara. O no saben lo que hacen o…lo saben demasiado bien. En ambos casos son muy peligrosos!

 

Desde  Italia –Paolo Montanari Tigri




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.