Algunos abandonados
Foto archivo: EFE

Desde 1914 la Iglesia católica celebra la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado. Es un día para hacer un llamado de solidaridad por las personas vulnerables que se desplazan, así como para rezar por ellas y sensibilizar a los ciudadanos sobre las oportunidades que ofrecen las migraciones.

Historia

A principios del siglo XX, en el apogeo de los flujos migratorios italianos hacia diferentes regiones del mundo, la Jornada del emigrante entró en el calendario de las celebraciones de la Iglesia católica.

En Italia, la Congregación Consistorial fijó la fecha de la celebración el primer domingo de Cuaresma y la primera Jornada tuvo lugar el 21 de febrero de 1915. Luego, en 1928, el Consistorial la trasladó al primer domingo de Adviento y se fue expandiendo por todo el mundo.

En un primer momento, la Jornada iba acompañada de un mensaje enviado a los obispos, en forma de carta circular, firmada por los Superiores de la Congregación Consistorial. Después de la publicación de la Instrucción De pastorali migratorum cura (1969), el Presidente de la Comisión de Migración de la Conferencia Episcopal Italiana firmaba este mensaje (de 1970 a 1979).

A partir de 1980, el mensaje era redactado por la Secretaría de Estado, firmado por el Cardenal Agostino Casaroli y enviado al Cardenal Sebastiano Baggio, Prefecto de la Congregación para los Obispos y Presidente de la Pontificia Comisión para la Pastoral de las migraciones y el turismo, en forma de carta en nombre del Santo Padre, que se debía enviar a todo el mundo católico (1980-1985).

Desde 1986, el Santo Padre es el encargado de firmar el mensaje anual, preparado con la ayuda de la Secretaría de Estado y del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes. Por tanto, San Juan Pablo II firmó veinte mensajes y Benedicto XVI ocho.

 ¿Migrar o quedarse?

El papa Francisco lleva diez mensajes y este año, para la 109ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado (JMMR), el tema elegido fue “Libres de elegir si migrar o quedarse”.

El papa Francisco a través de su mensaje para este 2023 hace una reflexión renovada sobre un derecho aún no codificado a nivel internacional: el derecho a no tener que emigrar, es decir, el derecho a permanecer en la propia tierra.

Los flujos migratorios actuales son un fenómeno complejo y articulado que requiere un análisis detallado de todos los aspectos que caracterizan las diferentes etapas de la experiencia migratoria, desde la partida hasta la llegada, incluyendo la posibilidad de un eventual regreso.

En su mensaje para la 109ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, Francisco destaca la importancia de la libertad en la decisión de dejar la propia tierra.

El texto hace referencia a la huida de la Sagrada Familia a Egipto como un ejemplo de migración forzada, y se mencionan las causas comunes de las migraciones forzadas, como los conflictos, los desastres naturales y la pobreza.

Hace énfasis en la importancia de garantizar a todos los ciudadanos una participación equitativa en el bien común, el respeto de los derechos fundamentales y el acceso al desarrollo humano integral para que la migración sea una decisión realmente libre.

El papa Francisco también señala la responsabilidad de los países de origen y sus gobernantes en la creación de condiciones de paz y dignidad, así como la necesidad de detener la carrera de armamentos, el colonialismo económico y la devastación del medio ambiente.

Resalta la importancia de la solidaridad y la colaboración internacional para garantizar el derecho de las personas a no tener que emigrar, y se hace referencia al ideal de la primera comunidad cristiana de compartir y ayudar a los necesitados.

Por último, el papa insta a construir puentes en lugar de muros, y a ampliar los canales para una migración segura y regular que garanticen el respeto a la dignidad de cada migrante del mundo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.