Venezuela terminó su actuación en el Clásico Mundial de Beisbol con marca de 2-5/ Foto: AFP
COMPARTE

@JoseARodS

Ser la segunda nación extranjera con mayor cantidad de representantes en las Grandes Ligas no es una casualidad. El adjetivo de “potencia” del béisbol acompaña a Venezuela en cada referencia acerca de su principal tradición deportiva. Bajo estas credenciales la selección nacional afrontó el Clásico Mundial 2017 con la premisa de recuperar el status perdido en la última edición, sin embargo, y a pesar de esta vez haber superado la primera ronda, la actuación venezolana pasará a la historia como una de las más decepcionantes de representación alguna en competición élite.

Hasta el manager Omar Vizquel calificó de “lamentable” la labor de los criollos luego del último compromiso donde Venezuela se despidió de la misma manera como empezó la justa mundial, con derrota humillante ante Puerto Rico. “Creo que no jugamos el béisbol que la gente se esperaba, e inclusive que yo esperaba. Las expectativas se quedaron cortas” admitió el timonel en su primera experiencia como dirigente, que tuvo un estreno vergonzoso con el descalabro por nocaut en siete innings ante los borinqueños 11-0 y culminó de manera similar con el revés 13-2 en el juego de revancha ya en la segunda etapa.

La selección criolla solo pudo ganarle a Italia en dos oportunidades en el torneo/ Foto: AFP

Con una ofensiva comandada por el dos veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana y ganador de la Triple Corona como es el caso de Miguel Cabrera, acompañado de José Altuve y Carlos González, ambos con títulos de bateo entre sus reconocimientos, además de un “Bate de Plata” con el nombre escrito de Salvador Pérez solo bastó para obtener par de victorias en el torneo, las dos de forma angustiosa ante Italia.

Tampoco alcanzó tener cuatro peloteros con la etiqueta “Guante de Oro” para resguardar la defensiva, ni un Cy Young con el sello de Félix Hernández y el líder de salvados en activo de la Gran Carpa, con la presencia de Francisco Rodríguez para guiar un pitcheo que fue el único en no fallar a los pronósticos, 55 carreras permitidas y 79 hits entre ellos 14 jonrones, el cual es el tope recibido por cualquier novena en las cuatro ediciones del CMB, en 59.2 entradas de labor.

RELEVO DEFICIENTE

Bob Lemon, ex lanzador y manager de Grandes Ligas fallecido en el 2000 dijo alguna vez que “las dos cosas más importantes en la vida son: los buenos amigos y un buen bullpen”. Si Lemon estuviese vivo se habría regodeado de su frase, luego que los lanzadores patrios aceptaron 26 carreras limpias luego del séptimo capítulo, con una efectividad estratosférica de 14.62 en 16 innings de acción.

Desde el momento en que se presentó la nómina de peloteros para el Clásico y se confirmaron las bajas de Carlos Carrasco, Junior Guerra, Eduardo Rodríguez y Jeanmar Gómez quedó claro que el punto débil de la selección iba a ser su relevo, sin embargo, la realidad fue aún más cruda y no bastaron los 15 pitchers inscritos en el roster de 28 para apoyar a los abridores e incluso, en el polémico choque de desempate contra los italianos Vizquel tuvo disponibles solo cinco brazos debido a la sobreutilización en primera ronda y sus consecuentes limitaciones, además de las lesiones de Silvino Bracho y Robert Suárez.

Mención aparte merece la labor del zurdo José Castillo, quien con solo 21 años y una experiencia máxima en la sucursal clase A de los Padres de San Diego se mostró soberbio en el primer duelo ante los europeos para llevarse el salvado y luego en la segunda ronda dominó con carácter de ligamayorista a los bates de Estados Unidos, para mantener la ventaja que sería desperdiciada en el octavo por Hector Rondón.

 CONTRASTES OFENSIVOS

Venezuela sacó provecho de la altura sobre el nivel del mar en el estadio de los Charros de Jalisco en Guadalajara, durante la primera fase, donde bateó el segundo mejor promedio colectivo del grupo D con .301 apoyado en 41 incogibles y 23 carreras impulsadas, sin embargo, el panorama sufrió un cambio drástico al mudar las acciones al Petco Park de San Diego.

En la segunda ronda la toletería criolla mermó su desempeño para acabar en el foso del Pool F al exhibir un pírrico promedio de .196, con apenas cuatro rayitas producidas y 18 incogibles en tres partidos, que acabaron todos en derrota frente a Estados Unidos, República Dominicana y la verdugo Puerto Rico.

Martín Prado, quien fue la bujía con el madero en México con .368 de average y cinco remolcadas dijo adiós al certamen por una distención en la corva derecha en el juego contra la nación de las barras y las estrellas. Salvador Pérez tampoco pudo seguir en acción luego del choque en el plato contra su compañero de los Royals Drew Butera en el agónico triunfo 11-10 ante los italianos y Miguel Cabrera no terminó el duelo contra los quisqueyanos por molestias en la espalda.

El balance de la representación venezolana en la edición 2017 del Clásico Mundial dice que exhibió un récord global negativo de dos victorias y cinco derrotas, pero más allá de los resultados, la deuda de una hazaña donde los logros individuales que año tras año dejan titulares en el mejor béisbol del mundo, sigue pendiente cuando las luminarias se unen para competir por el honor como país en el contexto internacional.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.