COMPARTE

Basyl Macías

@basilisa15

En junio del 2011, el extinto Chávez anunciaba que se hizo una inversión de 4 mil 480.7 millones de bolívares para el sector hospitalario, que comprendería la remodelación de 30 hospitales, así como la culminación de obras de Barrio Adentro III y IV.

Para ese entonces, la Agencia Venezolana de Noticias puntualizaría que estaban aprobados un mil 500 millones de bolívares para culminar 622 obras inconclusas, las cuales estarían listas en un año, de acuerdo con la estimación realizada por la ministra del Ministerio Popular Para la Salud de la época. Promesa incumplida.

En el 2016 los medios de comunicación publicaron que las obras destinadas para los hospitales se quedaron sin concluir. “La corrupción se tragó seis hospitales”. Eran los primero centros especializados de un total de 15 hospitales contemplados en Barrio Adentro III y IV; uno del Hospital Cardiológico de Adultos de Montalbán, en Caracas; el Hospital de Oncología y Toxicología de Barinas; cinco hospitales generales de gastroenterología en el Vigía del Estado Mérida; Hospital general y Materno-infantil de San Fernando de Apure; Hospital General y de Urología en el Estado Guárico, y el Centro Nacional de Cáncer de Guarenas, Estado Miranda, entre otros.

Con este contraste de anuncios oficiales en el sector salud y de obras inconclusas, además de las ináuditas circunstancias en las que laboran los médicos venezolanos, el doctor Ronald Guía, urólogo y fundador del servicio de esta especialidad en el Hospital Carabobo, reflejó una sentida radiografía del caos hospitalario nacional, en el programa Por Tu Salud, que se transmite por el Carabobeño Radio.

Y llegó a citar textualmente palabras del extinto mandatario: “Cómo se explica que si se aprobaron recursos se están parando las obras. Eso no tiene justificación ni ética ni política. Tú puedes parar una obra del ferrocarril si es que los recursos no alcanzan, pero cómo se va a parar un hospital. Por nada del mundo puede ocurrir”.

Panorama que a juicio de Guia no se justifica. “Somos el país más rico de América Latina, la ventana de América del Sur; fuimos bendecidos con el petróleo, con minerales, con esta rica mezcla de razas, y estamos peor que nunca”.

Ronald Guia, médico graduado en 1978 en la Universidad de Carabobo y quien realizó sus pasantías en el antiguo Hospital Dr. Enrique Tejera, recordó con pesar que si bien es cierto habían limitaciones y otras carencias para ese entonces, la crisis actual de la salud en Venezuela no tiene precedentes, tanto en la limitada atención que se le puede brindar a los pacientes, como en lo académico e investigativo.

El urólogo con más de 30 años de profesión reconoce que en Venezuela es dramático el panorama del sistema de salud público, aunque los médicos siempre han demostrado verdadera vocación. Y lamenta que muchas personas inescrupulosas se aprovechan de estos escenarios para hacer de la necesidad un negocio.

-Ser humano y tener humanidad son dos cosas diferentes. Humanidad implica tener sensibilidad por encima de todo. Es lo que a diario, ponen a prueba los profesionales de la salud cuando son ellos quienes le dan la cara al paciente. Pero, ven con angustia sus limitaciones por la situación económica, social, por la escasez de medicamentos y de reactivos en los laboratorios, pero hacemos siempre lo posible por atenderlos y darles y excelente servicio.

La tragedia del sector salud la sintetizó con la siguiente frase:“Nacimos del dolor, del dolor del parto, de la primera nalgada que nos dieron para hacer fluir ese aire de vida que llegó y llenó nuestros pulmones. Pero, no quiere decir que este dolor debe perpetuarse y seguirnos hasta el final de nuestros días”.

El profesor universitario les recordó a algunos funcionarios del Ministerio de Salud que también fueron médicos de hospitales y saben lo que es trabajar en estos establecimientos. “La medicina se creó como base para un mejor vivir, para darle calidad al paciente, a niños y adultos. Pero cada vez, la vemos desvanecida y de forma trágica”.

El urólogo recordó con indignación varios casos en los que ha tenido que suspender la intervención quirúrgica del paciente, debido a que sufren crisis hipertensiva al momento de ser operados, ya que alegan que parten las pastillas por la mitad y se las toman un día sí u otro no, para rendir el medicamento porque están escasos en las farmacias.

“Esto no es lo correcto, porque muchos entran en crisis, se infartan, les da un ACV y otros mueren por esta misma situación. Es lo que los médicos estamos viendo en todas las consultas. No es justo”, dijo el también fundador y jefe del servicio de Urología infantil de la Cruz Roja de Valencia.

El doctor Guia citó palabras del pediatra Pastor Oropeza, padre de esta especialidad en el país y en las que se destaca que las ideologías no pueden tener cabida cuando se está frente a un paciente; porque quien escogió este camino y el arte del trabajo de rescatar vidas, lo hace con devoción, entrega y apego.

Pero con tristeza se observa como los pacientes pasan meses y años con un diagnóstico de cáncer, con una obstrucción de un riñón, o cualquier problema prostático u otro; y tienen que esperar que haya la medicina, la anestesia o los instrumentos quirúrgicos para ser intervenidos, adicionó.

-En mis tiempos de bachiller vivía metidos en los hospitales y era testigo de sus carencias y me formé dentro y fuera del país. Fundé las unidades de urología, con los conocimientos que recibí de mis maestros, hombres sensibles de la época vanguardista, con el mismo precepto del doctor José María Vargas a quien se le debe esta celebración del Día del Médico, y quien trajo todos sus conocimientos adquiridos en Francia y los extrapoló en Venezuela y era la medicina más adelantada para la época. Pero, hoy hemos perdido todo eso, tenemos equipos médicos obsoletos, ranchificando hospitales”, comentó el especialista.

“Hoy los venezolanos necesitamos que se ejerzan acciones, no palabras espasmódicas; no hacer un hospital y olvidarse de su mantenimiento y darle la atención y adecuación de equipo médico-quirúrgico y dotarlo igualmente del personal más idóneo, desde el director hasta del que se encarga del aseo, que cumplan con sus funciones fundamentales. Con un equipo que siempre con una sonrisa reciba a esos pacientes que buscan consuelo, ayuda y salud.

“Debemos seguir luchando y seguir en Venezuela, para seguir apoyando a los pacientes y a sus familiares a sobrellevar esta situación tan triste y dolorosa”.  

La entrevista completa véala a través de nuestro canal Youtube o el portal web El Carabobeño Radio, en su programa Por Tu Salud, con Ana Isabel Laguna.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.