(Foto AFP)

Nicolás Maduro ha perdido parte del control social de Venezuela, recuperado por el chavismo desde que la represión policial y la imposición de la Asamblea Nacional Constituyente acabaron con las protestas antigubernamentales de este año. Un fenómeno inesperado que ocurre en medio de la celebración tras la remontada bolivariana de 2017, un alud de problemas cuando la Navidad es un anestésico tradicional en este país.

Racionamientos de gasolina y electricidad; protestas populares espontáneas, incluidas zonas chavistas, y las críticas de líderes revolucionarios se van sumando y no son una broma de santos inocentes.

El derrumbe de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) ha repercutido de tal forma en la producción y distribución del combustible que el gobierno ha ordenado racionarlo en por lo menos ocho estados. Primero fueron Lara y los estados llaneros de Cojedes, Portuguesa, Apure y Barinas, tierra natal de Hugo Chávez y cuna de la revolución. Desde hace unas horas la sorprendente medida (Venezuela cuenta con la mayor reserva de petróleo del planeta) se ha extendido a Táchira, Mérida y Zulia, que alberga en sus entrañas toneladas y toneladas de oro negro. En el estado fronterizo con Colombia, donde la escasez de gasolina viene y va desde hace meses, sólo están abastecidas el 20% de las estaciones de servicio.

“Todo vehículo sedán [deberá] abastecerse hasta 30 litros de llenado por vez; las pickups, camiones y volteo, 35 litros, exceptuando aquellos que transporten carga de productos perecederos”, más cinco litros por moto, precisa el comunicado interno de la petrolera estatal.

Una operación que busca limitar el habitual contrabando después de todo un mes marcado por el desabastecimiento provocado por el “bloqueo internacional” y las sanciones.

La realidad es muy distinta: las maltrechas refinerías locales sólo son capaces de producir 50 mil barriles por día de la gasolina más barata del mundo para un mercado nacional que necesita 200 mil barriles. Los impagos de Pdvsa dificultan la importación del resto del combustible.

Leer nota completa aquí




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.