La Asamblea General de la ONU rechazó hoy las enmiendas estadounidenses a una resolución contra el embargo sobre Cuba y aprobó el texto propuesto por La Habana con la única oposición de EE.UU. e Israel.

Con 189 votos a favor y ninguna abstención, los Estados miembros de Naciones Unidas respaldaron el texto cubano, que pide el fin del “embargo económico, comercial y financiero” sobre la isla.

EE.UU., que por primera vez había presentado enmiendas para incluir en la resolución críticas a la situación de los derechos y libertades en Cuba, únicamente logró el apoyo de otros dos países, Israel y Ucrania, y no pudo sacar adelante sus propuestas.

Varias decenas de Estados miembros, entre ellos los de la Unión Europea (UE), Canadá, Argentina, Colombia y Brasil, se abstuvieron en las enmiendas estadounidenses y luego apoyaron la resolución de Cuba, tal y como habían hecho en los últimos años.

Tanto la UE como Canadá subrayaron que no se estaban pronunciando sobre el fondo de los problemas de libertades denunciados por EE.UU., sino que consideraban que esta resolución no era el lugar adecuado para abordarlos.

Tras rechazar una tras otra las enmiendas estadounidenses, el pleno de la Asamblea General aprobó una vez más la resolución cubana contra el llamado “bloqueo” casi por unanimidad.

Como hace un año, EE.UU. e Israel emitieron los únicos votos en contra, mientras que Ucrania y Moldavia, que en 2017 habían apoyado el texto de Cuba, optaron por no votar.

Así, el documento salió adelante con 189 votos a favor, 2 en contra y ninguna abstención.

La Asamblea General ha aprobado todos los años desde 1992 resoluciones como esta para denunciar los efectos negativos del embargo estadounidense y pedir su fin.

El texto, no vinculante, llegó a salir adelante sin ningún voto en contra en 2016, cuando en medio del acercamiento impulsado por la Administración de Barack Obama EE.UU. e Israel se abstuvieron.

Washington y sus aliados israelíes volvieron al “no” hace un año de la mano del nuevo Gobierno de Donald Trump.

En esta ocasión, EE.UU. optó por presentar enmiendas a la resolución para intentar introducir mensajes críticos contra Cuba o, al menos, para debilitar el apoyo al texto final.

Inmediatamente después de la votación, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, lamentó el resultado y dijo que Naciones Unidas ha dejado pasar una ocasión de hablar “en nombre de los derechos humanos”.

Según Haley, los ciudadanos cubanos han sido una vez más “abandonados por la ONU y la mayor parte de los Gobierno del mundo” ante la “dictadura” de la isla.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, había denunciado por su parte que las enmiendas estadounidenses eran una mera “artimaña deshonesta” para distraer la atención sobre el pronunciamiento contra el embargo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.