La oposición sudanesa rechazó hoy el anuncio de la junta militar de celebrar elecciones en un plazo máximo de nueve meses y calificó esta decisión de un intento de “renovar” los pasos del expresidente Omar al Bashir, en tanto que abogó porque antes se instalen las bases del Estado.

La Asociación de los Profesionales sudaneses, que lidera el movimiento de protesta, dijo en un comunicado que la junta “golpista” trata de “renovar” los planes de Al Bashir de celebrar elecciones en 2020.

“Es el mismo camino que empezó su predecesor”, afirmó un comunicado del grupo opositor, en alusión al presidente derrocado por los militares el pasado 11 abril.

Un dirigente del Partido de la Conferencia, Omar al Daquir, dijo a Efe que esta formación opositora “rechaza” la convocatoria de elecciones formulada horas antes por el presidente de la junta militar, Abdelfatah Burhan.

“No consideramos sus palabras y rechazamos las elecciones anticipadas antes de que se instalen las bases del Estado y de que se lleve a la Justicia a todos los miembros del régimen de Al Bashir”, dijo Al Daquir.

La junta militar anunció hoy la suspensión de todos los acuerdos alcanzados en las últimas semanas con la oposición y se comprometió a convocar elecciones en un plazo máximo de nueve meses.

El anuncio se produjo tras el desalojo violento de la acampada opositora situada ante el cuartel general de las Fuerzas Armadas, un asalto en el que este lunes murieron al menos 35 personas y centenares resultaron heridas, según cálculos del Comité Central de Médicos, un sindicato opositor.

Los Profesionales y el Partido del Congreso anunciaron que van a protagonizar una huelga indefinida y un movimiento de desobediencia civil desde que acaben las festividades de Aid al Fitr, que celebran el final del Ramadán, hasta que se produzca “el derrocamiento” de la junta militar.

La Asociación de Profesionales también pidió a los ciudadanos que bloqueen las carreteras principales y los puentes, así como que organicen “comités en los barrios que se encargan de proteger a los civiles”.

Asimismo, pidió que se documenten los actos violentos de los “aparatos de represión” contra los manifestantes, para recabar pruebas que se puedan presentar a la justicia.

La acampada, epicentro de la revolución que llevó al derrocamiento de Omar al Bashir el 11 de abril, fue dispersada por completo por los militares el lunes, según denunció la oposición, que anunció la suspensión de las negociaciones con los militares.

La junta militar argumentó que la intervención fue una acción dirigida contra “delincuentes” que se habían infiltrado en la acampada.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.